VíaRosario

El Concejo Municipal aprobó una ordenanza para que se quien cometió la infracción el que se haga responsable.

A partir de ahora las infracciones de tránsito cometidas por taxistas recaerán sobre el peón que las cometa y no sobre el propietario del vehículo. En caso de que las sanciones le impidan conducir, el contrato quedará suspendido y el dueño de la chapa patente no tendrá que abonarle ningún tipo de salario o compensación.

El Concejo Municipal aprobó este jueves una ordenanza que personaliza las infracciones de conductores de taxis. “La falta es cometida por el conductor y no por el vehículo, por lo tanto lo justo sería que aquél que comete la infracción sea quien deba afrontar las penalidades”, indicó Osvaldo Miatello, autor de la iniciativa.

Entre los fundamentos remarcó que muchos choferes cometen faltas adrede para que las termine pagando el dueño. “Generalmente ocurre cuando están por irse, que cruzan en rojo o pisan la senda peatonal a propósito”, sostuvo.

En caso de que no se identifique al conductor infractor, recaerá una presunción de comisión de la infracción en el propietario del vehículo,”a no ser que compruebe que lo había enajenado o no estaba bajo su tenencia o custodia, denunciando al comprador, tenedor o custodio”, resalta la flamante normativa.

A los efectos de individualizar al conductor del vehículo será suficiente contar con la siguiente documentación debidamente refrendada por las partes:

a) Alta del chofer.

b) Baja del chofer en caso de corresponder.

c) Declaración Jurada.

d) Libro amarillo de sueldos y jornales.

e) Planilla mensual de rendición de cuentas y entrega de recaudación.