VíaRosario

El supervisor de Enseñanza Privada defendió además el protocolo aplicado por el Colegio San Francisco Solano.

Luego que tomara estado público la salvaje golpiza que recibió un chico de 15 años en el Complejo Educativo San Francisco Solano de Río de Janeiro al 1200, desde la cartera educativa manifestaron que no corresponde la expulsión.

“No teníamos referencias de situaciones violentas. Creemos que no corresponde la expulsión”, manifestó Fernando Acosta, supervisor general del Servicio Provincial de Enseñanza Privada.

El funcionario, en contrapartida instó a trabajar en la escuela y en familia sobre la importancia de dirimir las discusiones por fuera de la violencia. “Poder trabajar un hecho de agresión como este, poniéndolo en palabras, es un aprendizaje fundamental dentro de la escuela“, mencionó, en diálogo con LT8.

Pese a que la madre de Agustín, la víctima de la golpiza, dijo que no había supervisión de adultos en el momento en que se desencadenó la violencia durante un recreo, Acosta defendió el rol de la institución educativa. “Se manejó de manera correcta. El chico golpeado fue llevado a la Dirección de la escuela. Allí se llamó a la emergencia médica y se convocó a las familias”, explicó.

“En la mañana de hoy se iba a realizar una reunión con la familia de uno de los chicos. Y la semana próxima se hará lo mismo con la otra. Las autoridades están esperando un tiempo prudente para apaciguar las aguas y poder trabajar tranquilos en la escuela”, añadió el supervisor.