Cómo descubrir si un adolescente es víctima de grooming y cómo ayudar



La víctima puede estar muy cerca o ser de la familia y nadie darse cuenta. Tips para que la Policía "haga caer" al acosador.

La denuncia por abuso sexual que hizo una chica de 14 años en San Juan, que dijo que un chico que conoció por Facebook la violó tres veces en la primera cita, pone sobre el tapete -una vez más- el peligro que corren los adolescentes en las redes sociales.  

Internet y las redes sociales son un arma de doble filo y los mayores deben estar muy atentos a los movimiento de los menores en las mismas. El grooming es una práctica horrorosa muy utilizada por adultos pervertidos. Es fundamental el diálogo con los hijos, que se advierta a los niños de esto, que se les hable sin rodeos y que se les enseñe los cuidados que debe tener para prevenir ser una víctima. 

¿QUÉ ES EL GROOMING?

El grooming es la acción deliberada por la que un adulto busca acosar sexualmente a un niño o niña mediante el uso de Internet u otros programas de mensajería. Con el fin de entablar una relación sentimental o de amistad con la víctima y obtener su confianza, estos adultos generan perfiles falsos en redes sociales en los cuáles se hacen pasar por menores.

RECOMENDACIONES PARA PREVENIRLO Y/O DETECTARLO. Desde el Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes aconsejan:

Ubicación de la PC en la casa: la computadora debe estar en un lugar común y de uso frecuente de la casa (por ejemplo, el living o comedor). Esto asegura que podamos tener siempre una mirada sobre lo que los niños hacen en la web. Teniendo en cuenta que cada vez es más común el acceso a Internet desde celulares o tabletas, los padres deben establecer pautas de uso estrictas de estos dispositivos móviles en horarios y lugares consensuados.

Uso de la webcam: si nuestra PC tiene cámara web, es recomendable restringir su uso mediante la instalación de claves o controles parentales que la mayoría de los modelos ya incorporan.

Hablar con tus hijos acerca de los peligros en la red: muchas veces existe una mirada “inocente” sobre las posibilidades que nuestros hijos tienen en la web. Lo cierto es que tanto los padres como los hijos deben ser conscientes de que en el mundo digital hay tantos peligros como en el mundo real. La norma general es recomendarles no hacer en la red lo que no harían cara a cara.

Estar al día sobre las potencialidades y los usos de la tecnología: como padres, tenemos la responsabilidad de aprender a manejar las nuevas tecnologías para así poder saber qué hacen nuestros niños y niñas cuando están conectados y cuáles son los riesgos que deben afrontar.

Amigos virtuales: en la web no todo es lo que parece ser, por lo que es muy importante que los padres conozcan quiénes son los contactos de sus hijos en Internet y revisar juntos su agenda de contactos en el chat y en las redes sociales.

Horarios: los niños y niñas deben tener claras pautas de uso de la web, así como la tienen con el televisor, por ejemplo. Ellos deben saber que pueden usar la computadora, por ejemplo, hasta las 8 de la noche.

Proteger los datos: los niños deben tener conciencia de que nunca deben llenar formularios ni brindar información personal de ellos ni de la familia en Internet.

Malware: es importante mantener siempre la computadora libre de virus y malware (software malicioso) que podría revelar nuestras claves a los autores del grooming.

Contraseñas: los padres y madres deben saber las contraseñas de sus hijos e hijas, ya que esta es una de las formas más efectivas para tener conocimiento sobre la actividad de los niños en la web.

Para obtener información o para realizar denuncias, se puede llamar a la línea telefónica 102, la línea de los chicos, atendida las 24 horas de los 365 días del año por operadores especializados que orientarán las consultas.

Grooming Argentina es una ONG que fue creada con el propósito de trabajar fundamentalmente sobre tres ejes basados en la prevención, concientización y erradicación del grooming en el país. 

¿CÓMO AYUDAR A LA VÍCTIMA Y PROCEDER PARA DENUNCIAR?

Según la Brigada Niños del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, en conjunto con la Dirección Nacional de Protección de Datos Personales lo primero que hay que hacer es acompañar emocionalmente a la víctima. ¿Cómo? a través del diálogo comprensivo, evitando recriminar o culpabilizar al niño o adolescente, sin fomentar la vergüenza. Es importante comprender que, en la gran mayoría de los casos, la persona fue chantajeada, extorsionada y engañada.

Y es fundamental lo siguiente para hacer la denuncia, que debe hacerse al 0800-222-1717 (Desde todo el país)

No borrar ningún contenido de la computadora o celular: las conversaciones, las imágenes y los videos que el acosador y la víctima hayan enviado deben ser guardados como prueba. Se recomienda incluso hacer impresiones de pantalla y guardarlas en formato digital o impreso.

No denunciar al perfil acosador en la red social o plataforma web: al hacerlo, el administrador del sitio web puede bloquear al usuario y generar una pérdida de la información necesaria para realizar la investigación. Al ser bloqueado, el abusador puede con gran facilidad crear un nuevo perfil y continuar realizando el delito con otros menores.

No amenazar o increpar al acosador: a pesar del enojo lógico, esta actitud puede generar que el acosador se aleje de la víctima, lo que dificultará para los investigadores la tarea de localizarlo.