Hay un mendocino en el submarino desaparecido



Hernán Rodríguez es el suboficial mayor de la embarcación. Nació en Alvear. Su hermano se mostró esperanzado. 

Uno de los 44 tripulantes que están en el submarino “ARA San Juan” es mendocino. Se trata de Hernán Rodríguez, que nació en General Alvear y es suboficial mayor y jefe de máquinas de la nave.

Hace 20 años dejó su Alvear natal para iniciar su carrera marítima y actualmente es jefe de máquinas en el submarino.

El submarino “ARA San Juan perdió contacto con la base hace 48 horas y la mañana de este viernes la Armada Argentina confirmó que intenta localizarlo.  La última comunicación fue cuando la nave estaba a 430 kilómetros de la costa, al sudoeste de la Península de Valdés, en Chubut. 

“Toda la información que tenemos es que perdieron contacto con el submarino y lo están buscando intensamente”, confirmó Claudio Rodríguez, hermano de Hernán, a diario Los Andes

“La tranquilidad que tengo es que descartaron una explosión en la sala de máquinas, donde él trabaja, como se llegó a decir”, agregó el hermano.

“Por el momento todo lo que se sabe es que se perdió la comunicación por problemas eléctricos, nada más, pero un compañero que viajó con ellos hasta Ushuaia y luego regresó en avión a Buenos Aires dijo que estaban navegando bien, que era la comunicación solamente el problema”, explicó con la voz entrecortada Claudio y acto seguido acotó: “Tenemos mucha fe en que va a estar bien y rezamos mucho por eso”, dijo.

Sitio Andino agrega que Hernán está casado con Marcela Moyano, maestra, y viven juntos con los hijos de ella en Real del Padre. Fue Marcela quien recibió el llamado del compañero de Hernán.

La esperanza de la familia es que Hernán es excelente maquinista y ha dado la vuelta al mundo en la Fragata Libertad. Hernán es muy conocido en General Alvear, ya que también pidió (hace unos años) ir como maquinista a la Base Marambio.

Por mérito logró ese reconocimiento y estuvo 14 meses trabajando en la Antártida Argentina, en los difíciles tiempos en que el rompehielos Irízar se incendió y los equipos en las bases argentinas pasaron difíciles momentos de desabastecimiento que fueron solucionados enviando un Hércules que arrojaba mercadería desde el aire (cuando las condiciones del tiempo lo permitían).

Por protocolo tienen que buscarlo, pero quienes saben nos dicen que el submarino ha seguido navegando aunque sin comunicaciones por los problemas eléctricos. Ya el hecho que no haya habido explosiones, como se dijo, nos dejó más tranquilos”, dice Claudio Rodríguez.

Hernán lleva 11 años en este submarino y según dijo su familia, lo conoce bien y lo hará salir adelante”.