Ministro mendocino sufría bullying y debió cambiar su look



Un alto funcionario del Gobierno cumplió una promesa y se dejó el bigote. Como resultado, recibió gastadas todo el día y terminó sacándoselo.

El ministro de Economía, Infraestructura y Energía, Martín Kerchner, había cumplido con su promesa relacionada al impuesto Cero al vino y terminó afeitándose su tupida barba, dejando solamente el bigote el pasado lunes.

Sin embargo, ese look particular no le fue beneficioso y por eso sus amigos lo gastaron durante toda la jornada. Así lo manifestó él mismo vía Twitter, por lo cual decidió erradicar el mostacho y hoy amaneció completamente afeitado.