VíaMendoza

Se trata de Verónica González, quien en julio pasado fue condenada a 20 años por asfixiar al niño.

Julieta Silva, la mujer imputada por la muerte de su novio Genaro Fortunato, ingresó al penal de San Rafael y fue alojada en una celda junto con una mujer condenada por asesinar a su hijo de 4 años.

Julieta Silva está acusada de homicidio doblemente agravado por el vínculo y por alevosía, luego de atropellar a su novio de 25 años, un conocido jugador de rugbie en San Rafael, a la salida de un boliche.

La fiscal Andrea Rossi ordenó que quedara detenida en el penal, y a primera hora del martes fue ingresada y desde ese momento, indicaron que no dejó de llorar. Luego de hacer todos los trámites, finalmente decidieron el lugar para Silva.

Fue alojada en la misma celda donde se encuentra Verónica González, una mujer de 38 años que fue condenada a 20 años por asesinar a su hijo Bautista, de 4 años, en su casa de San Rafael.

Esta mujer estaba bajo tratamiento psiquiátrico por trastornos emocionales y brotes de ira cuando mató a su hijo el 18 de octubre de 2016 en su casa de calle Los Franceses 1.659. Allí asfixió con una almohada al pequeño.

Estuvo 10 horas con el cuerpo del nene, intentó suicidarse y luego llamó a su psiquiatra para contarle lo que había hecho, y fue él quien llamó al 911.

La muerte de Genaro Ocurrió el sábado 9 de septiembre en la calle El Chañaral, a pocos metros de la Ruta 143, donde está La Mona Bar, lugar al que Julieta Silva y Genaro Fortunato habían llegado juntos.

Cerca de las 5 la mujer salió del bar y se subió a su auto. Detrás salió Genaro al parecer para detenerla, pero cayó al piso. Silva había hecho 150 metros, dio una vuelta en U y retomó por la calle para empalmar con la ruta. En ese momento fue cuando atropelló a su novio.

Un cuidacoches habría observado la situación y le hizo señas para que frenara. Ella se bajó inmediatamente y entró en shock al ver lo que había ocurrido.

Durante la investigación la fiscal Rossi deberá comprobar si fue accidental o intencional, aunque la mujer fue imputada por homicidio doblemente agravado, que prevé una pena de prisión perpetua.

julieta silva aseguro que no vio a genaro cuando lo atropello Julieta Silva aseguró que no vio a Genaro cuando lo atropelló Además, la acusada de la muerte del rugbier, dijo que creyó que había pasado por un pozo.

Genaro Fortunato tenía 25 años y jugaba al rugby en Belgrano Rugby Club “Una mujer gritaba ‘no lo ví, no lo ví, está muerto'” Ese es el grito que escuchó una mujer que vive a pocos metros de La Mona Bar, de San Rafael, en la noche que murió Genaro Fortunato.

Mirá también: El viernes habrá una marcha para pedir justicia por Genaro

Mirá también: Genaro Fortunato: ¿es el caso del rugbier un episodio de violencia de género?