VíaMendoza

Abogados de las familias de las víctimas solicitan sumar al expediente judicial las conclusiones de la investigación eclesiástica.

Los investigadores de la Santa Sede le entregaran recientemente, en mano, al propio Papa Francisco, las conclusiones de la investigación eclesiástica centrada en los sacerdotes Nicola Corradi (81) y Horacio Corbacho (58) del instituto Próvolo. Este informe de los investigadores enviados por el Vaticano (Dante Simón y Juan Martínez) también comprometería severamente a los 2 curas que se desempeñaban en el instituto mendocino en la época de los ataques sexuales denunciados.

Con esta información en su poder -y previo análisis detallado-, una de las posibles resoluciones de la Santa Sede podría ser la de expulsar a ambos religiosos como sacerdotes.

Ante esta situación, el abogado representante de la Red de sobrevivientes de abusos eclesiásticos en Mendoza, Carlos Lombardi, y los abogados querellantes de la causa penal que transcurre por estos días en los Tribunales mendocinos reiteraron el reclamo hacia el Vaticano para que aporte a dicha causa el material recolectado por los investigadores eclesiásticos.

“Luego del caso Iván González contra el Arzobispado de Mendoza (NdA: entre 2001 y 2002 el sacerdote Jorge Luis Morello abusó de Iván, quien presentó la demanda en 2010 y en 2015 se conoció la sentencia de la Corte) hay un fallo que establece que, más allá del Concordato, la propia Iglesia tiene la obligación de aportar información”, destacó Lombardi a Diario Los Andes de Mendoza.