VíaMendoza

El juicio comenzó en febrero del 2014 y demandó 215 jornadas de debates. Los ex magistrados recibieron la pena máxima.

Tras un largo proceso, los cuatro ex magistrados acusados durante el IV juicio por delitos de lesa humanidad en Mendoza fueron condenados a prisión perpetua.

Se trata de Otilio Roque Romano, Guillermo Max Petra Recabarren, Luis Francisco Miret y Rolando Evaristo Carrizo.

A su vez, el tribunal, integrado por los jueces Alejandro Waldo Piña, Juan Antonio González Macías y Raúl Alberto Fourcade,  impuso la pena de prisión perpetua a 12 imputados, entre los que se encuentran los ex jueces federales.

Durante la sentencia, sólo dos de ellos, Otilio Roque Romano y Guillermo Max Petra Recabarren, pronunciaron sus últimas palabras; mientras que los otros dos ex jueces, Luis Francisco Miret y Rolando Evaristo Carrizo, optaron por el silencio.

Esta mega causa resulta de la acumulación de alrededor de 20 causas por delitos de lesa humanidad, sobre un total de 34 imputados, que incluyó el tratamiento de apropiación de una menor, detenciones, secuestros, torturas, violaciones, desapariciones y/o asesinatos contra más de 200 víctimas durante la última dictadura.