VíaMendoza

La sanrafaelina Fernanda Pereyra se encontraba desaparecida. Fue asesinada y su cuerpo apareció incinerado en la vecina provincia.

Por su muerte hay dos hipótesis: la primera apunta a que es un caso de violencia de género y los sospechosos son su pareja actual y su ex pareja, afirma el diario La Mañana de Neuquén. La segunda teoría incluye un mensaje narco. 

Fernanda estaba embarazada de seis meses cuando desapareció. Su vida no había sido fácil. Hace tres años atrás, cuando un amigo la llevaba a comprar pañales, fue víctima de un ataque por parte de su ex, Ademar Marangel. El atacante era boxeador y la desfiguró a golpes.

Fernanda contó que se separó de Marangel cuando cursaba su séptimo mes de embarazo. Ya tenía otra nena, pero con otra persona. “A los ocho meses tengo la fiestita del jardín de mi nena. Él se enojó porque fue el papá de mi nena a verla. A la salida del polideportivo yo andaba con una de mis hermanas. Nos cruzamos enfrente a un negocio. Él entró ahí y me golpeó en la cabeza y me dio una piña en la panza. Fui y lo denuncié”, rememoró en la misma charla con el matutino de Neuquén.

“Esto no tiene que ver con violencia de género, es mi opinión, y mucho menos con la participación de Fernanda en una causa como testigo. Esto es un crimen por una disputa de narcos que pretenden asentarse en la zona”, disparó el abogado de Fernanda Pereyra, Marcelo Henriksen.