VíaMendoza

La obra iba a ser puesta en funcionamiento antes del 10 de diciembre de 2015, pero debido a problemas económicos y financieros en la administración de Paco Pérez, debió aguardar dos años para llegar a su fin.

El estadio cubierto de Mendoza  tendrá 10.700 butacas, a las que se les puede sumar plateas rebatibles que dará una capacidad cercana a las 12.500 personas; aire acondicionado frío calor; tres ascensores; vestuarios con dimensiones acordes las necesidades de eventos internacionales; sala de calentamiento precompetitivo; sala de conferencias; restaurante; cabinas de prensa; campo de juego para varias prácticas simultáneas; piso de madera flotante; y más adelante se construirán playas de estacionamiento.

“Se gastó más de lo previsto y a los mendocinos este emprendimiento les costará aproximadamente 700 millones de pesos”, contó a Diario Los Andes Federico Chiapetta, titular de la Subsecretaria de Deportes de Mendoza.