VíaMendoza

Los ejes centrales del encuentro de presidentes fueron la crisis venezolana y el intercambio comercial con la UE y la Alianza el Pacífico. El documento final.

Finalizó la Cumbre del Mercosur que se realizó esta semana en Mendoza y en el documento final se pidió hoy por un”urgente llamado al cese de toda violencia y a la liberación de todos los detenidos por razones políticas” en Venezuela e instaron “al restablecimiento del orden institucional” y “la separación de poderes” , según el documento final.

También exhortaron al Gobierno de Nicolás Maduro y a la oposición, a “no llevar a cabo ninguna iniciativa que pueda dividir aún más a la sociedad venezolana o agravar conflictos institucionales”.

El documento dice que los Estados firmantes “hacen un urgente llamado al cese de toda violencia y a la liberación de todos los detenidos por razones políticas, instando al restablecimiento del orden institucional, la vigencia del Estado de derecho y la separación de poderes, en el marco del pleno respeto de las garantías constitucionales y los derechos humanos”.

Y finalmente “reiteran su plena disposición a acompañar ese proceso de diálogo entre venezolanos de la manera en que sus actores estimen más conveniente”.

Entre los firmantes no estuvo el presidente de Bolivia, Evo Morales, país asociado del Mercosur en proceso de adhesión, que en la cumbre tuvo una posición muy divergente al resto de los asistentes, y pidió “defender al Gobierno de Nicolás Maduro”, al considerar que éste “fue electo por el voto popular”, según la información emanada de fuentes que asistieron a la cumbre y que publicó esta agencia.

El documento

“Los Estados parte del Mercosur y los Estados asociados de Chile, Colombia y Guyana, así como México, reiteran su profunda preocupación por el agravamiento de la crisis política, social y humanitaria en la República Bolivariana de Venezuela.

Hacen un urgente llamado al cese de toda violencia y a la liberación de todos los detenidos por razones políticas, instando al restablecimiento del orden institucional, la vigencia del Estado de derecho y la separación de poderes, en el marco del pleno respeto de las garantías constitucionales y los derechos humanos.

Exhortan al Gobierno y a la oposición a no llevar a cabo ninguna iniciativa que pueda dividir aún más a la sociedad venezolana o agravar conflictos institucionales.

Convencidos que la solución a la crisis sólo podrá ser resuelta por los venezolanos, instan al Gobierno y a las fuerzas opositoras de la hermana República Bolivariana de Venezuela al diálogo, que permita una concertación política creíble.

Finalmente, los Estado parte del Mercosur y los Estados asociados de Chile, Colombia y Guyana, así como México, reiteran su plena disposición a acompañar ese proceso de diálogo entre venezolanos de la manera en que los actores estimen más conveniente”.