VíaMendoza

Molesto y sin dar su discurso, el gobernador abandonó el acto conmemorativo por los 23 años del atentado a la AMIA.

El gobernador Alfredo Cornejo participó hoy del acto conmemorativo por los 23 años del atentado a la AMIA que se realizó en el Espacio Luis Quesada, en la planta baja de la Casa de Gobierno. Un reclamo de Leandro Boverman, representante de la juventud judía en Mendoza hizo enojar al gobernador, que se retiró del recinto muy molesto y sin dar su discurso. 

Boverman le reclamó a Cornejo el i​ncumplimiento de una ley sancionada en 2005, según la cual el 18 de Julio sería establecido como el “Día de la Memoria Activa” en homenaje a los fallecidos y se enseñaría en las escuelas como tal. Según denunció públicamente el joven, el gobernador le había prometido -en campaña- que durante su gestión la norma se cumpliría. 

“¿Qué pasa que en las escuelas no se enseña lo que fue el atentado a la AMIA? Es que acaso no se entiende que sin memoria tampoco habrá verdad ni justicia. Acaso acá alguien piensa que la Justicia actuará por si sola hasta llegar a condenar efectivamente a los terroristas? Los jóvenes de la comunidad judía exigimos que se empiecen a tomar medidas activas en materia de memoria”, dijo el joven, que aclaró que estaba repitiendo un discurso de años anterior para demostrar que seguía sin atenderse el pedido.

Según trascendió, Cornejo se enojó tanto porque ninguno de sus asesores le adelantó el reclamo que le haría la comunidad judía.