VíaMendoza

Entre otros motivos, Viviana Espina escribió que no pudo reponerse a la muerte de su hijo en manos de la Policía en 2014. Luchó incansablemente en pedido de justicia y el caso está impune.

Viviana Espina, incansable luchadora en pedido de justicia por la muerte de su hijo, Lucas Carrasco, que falleció en manos de la Policía en 2014, dejó una carta entre su ropa antes de suicidarse. 

En la misiva explicó que tomaría la drástica decisión porque nunca pudo superar la muerte de su hijo, que aún está impune. Además, comentó problemas familiares y de pareja. 

El cuerpo de Espina fue hallado sin vida el sábado al mediodía debajo de un árbol en el parque lateral del Acceso Este, a la altura de la calle Hilario Cuadros, en Guaymallén.

Su hijo murió en manos de la Policía en 2014, al finalizar un partido de La Lepra, cuando los uniformados largaron gases lacrimógenos para dispersar los conflictos y una de las cápsulas que salen despedidas a disparar estos gases lo hirió en la cabeza. 

Luego se probó que Carrasco había sido herido con una cápsula que sale despedida cuando los uniformados disparan los gases lacrimógenos  La acusación recayó sobre el uniformado Diego Guzmán, quien fue imputado por homicidio culposo en concurso real con incumplimiento de los deberes de funcionario público.