VíaMendoza

La idea es que los pequeños productores puedan acceder a los estudios a muy bajo costo y optimizar la calidad de sus productos.

INTA en Rama Caída, San Rafael, inauguró un laboratorio para análisis de vinos caseros y artesanales que servirá a los pequeños productores de este mercado acceder a este servicio a bajo costo con el fin de mejorar y testear la calidad del producto.

Martín Daniele, director del INTA Rama Caída, comentó a Diario Uno de San Rafael que “la idea es prestar servicio a muy bajo costo a productores locales para hacer controles técnicos de sus calidades. En el futuro la viticultura de pequeños productores va estar asociada al turismo y para eso hay que darles a los turistas un producto de buena calidad”.

Si bien hace algunos años en la micro bodega que tenía el INTA existía un laboratorio similar, con el tiempo se perdió y ahora fue recuperado y reequipado.