Raúl Balbo recibió el llamado del presidente de AFA, quien le preguntó qué necesitaba.

El caso de Emanuel Balbo, el jóven que murió luego de ser arrojado desde la tribuna del Mario Alberto Kempes durante el clásico entre Belgrano y Talleres, conmovió al fútbol argentino y a la sociedad en general.

En las últimas horas el padre de Emanuel, Raúl Balbo, habló en declaraciones con El Larguero y comentó que Claudio “Chiqui” Tapia, presidente de AFA, se comunicó con él por teléfono.

“Me dio su teléfono, se puso a disposición, me preguntó qué necesitaba ¿Ahora? Nada. Un cerebro para mi hijo, ¿qué otra cosa? Un hijo. Ninguno me lo va a devolver”, expresó abatido.

Además, opinó sobre la realidad del fútbol argentino y hasta la posible sanción para que Belgrano juegue sin público local. “Ya no dejan entrar a los visitantes y la violencia es entre los de la misma camiseta. ¿Ahora van a jugar a puertas cerradas?”, se lamentó.