Dolor de espalda: uno de los principales motivos de consulta médica



Esta dolencia es la segunda causa de baja laboral. Cómo cuidar el sostén de nuestro cuerpo.          

Por Gabriela Martín.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) puso en marcha una iniciativa con la finalidad de destacar la necesidad urgente de encontrar un mejor alivio para el sufrimiento físico de enfermedades que causan dolor. Entre las dolencias más frecuentes, las que afectan a la espalda son las principales a la hora de realizar una consulta médica; pero además, la segunda causa de baja laboral.

El dolor lumbar es uno de los padecimientos más comunes y molestos. Incluso, según indica un estudio de la Sociedad Española de Reumatología, el 80% de la población en algún momento de sus vidas padecerá lumbalgia. Si bien está presente en todas las edades, es más frecuente en jóvenes y adultos.

“Es una dolencia que se concentra en la parte baja de la espalda, es constante, empeora después de estar sentado o parado durante mucho tiempo, y puede ser acompañado por adormecimiento. Además, reduce la capacidad de movilidad”, explica el licenciado Santiago Meduri, Jefe de trabajos prácticos en Técnica Kinésicas II en la Facultad de Medicina de Fundación Barceló.

Y agrega: “Hay que tener en cuenta que la carga mecánica de objetos y la capacidad de soporte de éstos, son responsables de la prevención, generación y control del dolor lumbar. El dolor puede ser producto de la carga de productos externos, así como también de factores internos como una mala postura casi imperceptible perpetuada en el tiempo, o movimientos como flexión y rotación, que pueden influenciar en aumento de presión de los discos invertebrales, entre otros”.

Cada cuerpo tiene un sistema osteomioarticular diferente y por tanto una capacidad de carga distinta. Los músculos son fundamentales para soportar los pesos externos, y por esto es recomendable realizar ejercicios que fortifiquen la zona central del cuerpo, para formar un “corset” de músculos y evitar o disminuir las dolencias.

El dolor de espalda es más común en personas que no están en buen estado físico. Algunas causas que pueden agravar la molestia son: la mala postura, la obesidad y los ejercicios físicos inadecuados. Para aliviar los síntomas, lo ideal es realizar actividad física diariamente, de poco impacto y de rangos articulares cortos: uno de los deportes más aconsejados es la natación, porque ayuda a mantener la integridad de los discos intervertebrales.

Mirá también: Distintos hospitales se suman a la Campaña de prevención del cáncer de piel

“El 90% de los pacientes que padecen dolor de espalda pueden ser controlados por un médico. Es importante la concurrencia temprana al centro de salud y la posterior intervención del kinesiólogo en el caso de que sea necesaria. A tráves de la consulta, se puede diagnosticar el problema y derivar a un tratamiento multidisciplinario y multidimensional”, agrega el especialista.

Claves

• Realizar actividad física como habito de vida

• Elongar antes y después de realizar actividad física.

• Usar zapatos cómodos, ni con mucho taco ni planos.

• Intentar no levantar objetos pesados.

• Dormir en posición fetal, ayuda a abrir las articulaciones de la columna vertebral.

• Descansar periódicamente en el día para hidratar los discos invertebrales y poner en descanso el sistema muscular en la posición que al paciente le sea más cómoda.

• Mantener una dieta sana porque el sobrepeso puede causar mayor presión sobre la espalda.

Mirá también: Por qué hay que aprender a parar

Menos estrés, más salud

El estrés emocional, físico y también químico, origina distintas afecciones. Una columna correctamente alineada garantiza armonía en el organismo y como consecuencia, todos los órganos y funciones vitales están al 100% y el cuerpo se hace más fuerte y resistente. A través de un enfoque preventivo de salud, la quiropraxia ayuda a combatir el estrés.

“El estrés es una reacción del organismo a los cambios y está incorporado en el lenguaje diario pero se desconoce de qué forma es posible aliviar sus síntomas. Ante una situación estresante, el cuerpo se prepara para tomar acciones y decisiones. Cuando el organismo se encuentra saludable y operativo al 100%, esta reacción automática y natural es la mejor defensa”, explica Diego Mellino, doctor en Quiropraxia y fundador de La Clínica de la Columna y de la Fundación Quiropraxia para Todos.

Y agrega: “La clave está en tener un escudo, una salud fuerte y un organismo óptimo que sea capaz de enfrentar estas presiones extras y poder responder a ellas con energía, empatía y una verdadera inteligencia innata que radica en cada individuo”.

Mirá también: Es verdad que el estrés te quema la cabeza

Tres tipos de estrés

Estrés químico. Resultado de una mala alimentación, consumo de sustancias tóxicas (tabaco, alcohol, drogas), contaminación ambiental y otros factores del entorno que pueden ser nocivos para el individuo.

Estrés físico. Relacionado con las actividades diarias del cuerpo: posturas incorrectas, largas horas frente a la computadora o al televisor, accidentes y movimientos bruscos.

Estrés emocional. Protagonista diario de las actividades de todas las personas, ya sea en conflictos laborales, sociales, climáticos, económicos. Es el que más consecuencias ocasiona al no tener un factor determinante que lo manifieste en el organismo.