En breve, comenzará la restauración de la casona Forchieri para convertirla en el Córdoba Set de Animación.

Cuentan que sus primeros ocupantes llegaban en un Cadillac, que traían en el tren cada verano, cuando se refugiaban en la belleza de Unquillo, huyendo del calor pegajoso de Buenos Aires, donde vivían ocho meses al año.

Hoy no hay trenes ni Cadillacs y sus nuevos inquilinos no estarán allí para reposar sino para trabajar y llenar el sitio de imágenes y sonidos.

Aquella casona que uno imagina como un escenario para novelas de Scott Fitzgerald se convertirá en un centro de producción audiovisual, por medio de un convenio firmado entre el Gobierno provincial y el Municipio de Unquillo, que es propietario de ese inmueble desde que lo compró a los herederos de don Forchieri, a comienzos de la década de 1970.

La casona Forchieri será, entonces, el hogar del Córdoba Set de Animación, donde trabajarán las productoras cordobesas, nucleadas en la APA (Asociación Productoras Animación de Córdoba).

El convenio. El acuerdo entre la Provincia y el Municipio unquillense fue celebrado en setiembre y establece un aporte de 2.000.000 de pesos para las tareas de refacción del inmueble, que hoy luce bastante descuidado, hay que decirlo.

Por medio de este convenio, se anunció que las obras comenzarían en un plazo no mayor a 30 días.

Por Unquillo y entre los animadores que conforman la APA se ilusionan con llegar antes de fin de año, para comenzar a trabajar.

Su importancia. Junto con Romina Savari y Juan Manuel Costa de APA, fuimos recibidos por Ramón Calderón de Obras Públicas de Unquillo, que nos permitió ingresar al lugar y de paso, nos hizo algunas referencias históricas.

“La casa tenía 267 vidrios rotos, yo los conté”, precisa con exactitud y uno trata de imaginar quién o quiénes fueron los genios que los rompieron. La construcción comenzó en 1928 y el predio tiene cinco hectáreas donde funciona un polideportivo. Ahora, el ala trasera de la propiedad es ocupada por una Sala Cuna y un Centro de Cuidados Infantiles. Esos dos espacios se mudarán a otro sector del predio, a un edificio nuevo que comenzará a construirse dentro de poco.

Por lo pronto, algunos operarios han comenzado con algunas tareas de limpieza del elegante salón principal, al que se llega por una escalera de aspecto palatino.

“Esto nos permitirá tener sinergia entre las distintas productoras, aquí vamos a tener estudios, set de animación, mesas de edición y de stop motion”, explica Romina, a la vez que aclara que hoy por hoy las productoras tienen que alquilar lugares cuando necesitan hacer una filmación.

“Hay mucha gente en Córdoba, que está trabajando para países del extranjero, son cosas que acá ni se saben”, dice Costa a la vez que nos aporta el detalle de que entre tantísimos artistas que han eleigo Unquillo estuvo el italiano Quirino Cristiani, autor del primer largometraje animado de la historia del cine, El Apostol, obra que este año cumplirá un siglo.

Y así, la charla sigue y en la mirada de nuestros entrevistados se anima una ilusión que esperamos ver realizada pronto.