La adolescente, de 15 años, fue abusada a la salida del local bailable, en Alta Gracia. El boliche aduce que la responsabilidad es de los padres.

Sigue el revuelo en Alta Gracia tras la presunta violación que sufrió una adolescente de 15 años a la salida de un boliche en esa ciudad del departamento Santa María.

La menor (su nombre se reserva por la edad, y por tratarse de un delito de instancia privada) fue presuntamente sometida sexualmente en la madrugada del domingo 8 de octubre por un hombre de 23 años que ya fue detenido.

“Sustracción y retención de una menor para menoscabar su integridad sexual y abuso sexual con acceso carnal” es la acusación de la causa que lleva el fiscal Alejandro Peralta Ottonello en perjuicio del arrestado, quien al parecer tiene una condena por haber baleado a una mujer

Mirá también: Violó a una menor de 15 años a la salida de un boliche

La adolescente desapareció tras haber ido a bailar con amigos a un boliche de la calle Sarmiento. Su familia denunció la desaparición en las redes sociales y en la Policía, que salió tras su búsqueda. Los medios locales difundieron la desaparición. Finalmente, fue divisada deambulando en inmediaciones del Registro Civil.

Según lo reconstruido hasta el momento, la menor se dirigió a un boliche que era para mayores, e ingresó igual. En diálogo con Día a Día, la madre de la menor, Paola, reconoció que la hija entró con un documento ajeno, aunque lógicamente este punto no justifica todo lo que vino después.

“En determinado momento, mi hija se empezó a sentir mal y desde el boliche la sacaron y la dejaron abandonada en la vereda. Quedó sola, perdida, en ese lugar. ¿Cómo puede ser que no la hayan ayudado, o le hayan avisado a los amigos con los que estaba?”, se indignó la mujer.

Mirá también: La muerte de Chocolate llega a juicio

“Después nos preguntamos por qué aparecen muertas tantas jóvenes. Yo tengo la suerte de que mi hija está viva, pero esto no puede seguir así”, se quebró.

Al parecer, cuando la menor estaba inconsciente, pasó el hombre de 23 años y la llevó unas cuadras hasta su casa, donde la habría violado. La menor declaró en la Justicia que despertó al día siguiente y, asustada, se fue del lugar. No conocía dónde estaba y caminó en una dirección, hasta que por casualidad fue vista por una amiga de su madre.

“Desde el boliche dicen que a mi hija se la quedó cuidando un policía en la puerta. ¡Es mentira! Si eso ocurrió, ¿cómo se la llevó ese hombre? El boliche dice eso para protegerse, pero lo cierto es que la dejaron tirada en la calle y no les importó nada”, sostuvo, y adelantó que buscará a un abogado para demandar al boliche.

Desde los ámbitos judiciales corre el rumor de que la investigación podría extenderse al boliche y al personal de seguridad

Mirá también: Prostituía a su hija de 8 años a cambio de asado y vino

“Es culpa de los padres”. Ante esto, el dueño del boliche Moskita Muerta, Marcelo Allende, se defendió de las acusaciones, responsabilizó a los padres por el ingreso de la menor, y dijo que en la puerta había controles “de la Municipalidad, la Policía y el personal de seguridad” del boliche.

“Un encargado de seguridad vio que la chica no se sentía bien en el boliche, la sacó hasta la puerta y avisó a la Policía. Se quedó ahí resguardada pero finalmente dijo estar bien y se quedó ahí en la vereda, sola. Por lo que me dijeron los policías que estuvieron haciendo adicional ahí, se fue con un chico, expresó en el portal Resumen de la Región.

Allende apuntó que la menor “entró con un DNI prestado” al boliche, dijo que es “muy difícil” controlar la venta de alcohol a menores, y que recibe “miles de mensajes” de padres que le piden que deje entrar a sus hijos al lugar.

“Nosotros no hacemos abandono de persona“, insistió. 

El fiscal Peralta Ottonello sigue recopilando pruebas.