Prometieron uno por cada minuto que falte después del primer gol del partido, pero sumaron los adicionales y los tres tantos de Messi.

Las apuestas de las marcas en torno a los resultados del partido de la Selección Argentina ante Ecuardor dieron qué hablar en las últimas horas.

Naranja prometió un potrero por cada minuto restante del partido, a partir del primer gol que marcara la Selección. El gran Messi hizo su magia al minuto 12 del primer tiempo, por lo que la cuenta fue rápida: la empresa debería construir 78 potreros para cumplir con su apuesta.

Pero hay un dato que faltó: Naranja también contó los minutos adicionales, y los tres goles convertidos durante el partido, por lo que el total de potreros a realizarse a partir de esta promesa serán 86. Así lo confirmó Juan Pablo Mon, director de marketing de la empresa, en comunicación con Día a Día.

“Desde el momento en que pensamos la estrategia, siempre tuvimos en cuenta que el gol podía ser al minuto. El problema fue que al gol al minuto lo hicieron los ecuatorianos, con lo cual empezaron también lo fantasmas no sólo de no meter goles sino que también podíamos no clasificar”, contó Juan Pablo.

“Pero sabíamos que el gol se podía dar en cualquier momento del partido, y por suerte se dio pronto para nosotros porque realmente la apuesta era poder hacer muchos potreros, ese es el espíritu y la intención que tenemos siempre”, agregó.

El director de marketing de la empresa contó que el 80 por ciento de los inscriptos en el programa son potreros emplazados en espacios educativos, por lo que la acción solidaria llega en su mayoría a escuelas. “Creemos que es la mejor forma de fomentar que los chicos sigan practicando deportes”, sostuvo Mon.

Cada equipamiento de potrero cuesta entre 40 y 50 mil pesos, por lo que la inversión en esta campaña es millonaria. “Para la compañía es un esfuerzo económico importante, pero muy gratificante. No sólo porque Argentina clasificó, sino por lo positivo del programa por aquellos a los que llega. Hasta el momento, la cuenta llega casi a los 400 potreros, con más de 30 mil niños que ya disfrutan de esta acción”.

Y hablando del número 86, en el que terminó la cuenta, coincide con el último año en que Argentina fue campeón del mundo. ¿Buena señal? ¡Ojalá que sí!