El 21 de septiembre se conmemora el día mundial del Alzheimer. Las canciones que hablan de esta enfermedad, considerada la epidemia del Siglo XXI. 

Desde 1994, cada 21 de septiembre se conmemora el Día Mundial del Alzheimer. La fecha busca profundizar en la concientización y ampliar las actividades relacionadas a brindar información sobre la demencia y la lucha contra el estigma que la misma conlleva.

Este año, el foco de la campaña mundial está puesto en el concepto de que un diagnóstico precoz significa que se puede vivir mejor por más tiempo.

Al respecto, la neuróloga María Alejandra Amengual aclaró que, en términos médicos, demencia no es sinónimo de locura. “Más bien es la consecuencia de enfermedades o procesos neurodegenerativos que afectan progresivamente las funciones cognitivas. Eso genera incapacidad para desarrollar en forma independiente las actividades cotidianas que la persona hacía antes”, detalló.

Música para no olvidar

El Cuarteto de Nos, la popular banda uruguaya, tiene una canción sobre el Alzheimer en el disco Habla tu espejo (2014), y se llama 21 de septiembre.

Fue escrita por Roberto Musso, letrista y vocalista del grupo, quien tuvo a su abuela y madre con esta afección.

La canción describe síntomas de manera poética, que muchos podrán reconocer si han visto la enfermedad de cerca.

También el grupo español La Oreja de Van Gogh incluyó en su último trabajo discográfico El planeta imaginario, la pista Estoy contigo, una canción que habla sobre el Alzheimer.

Cómo prevenir el deterioro cognitivo

Cuidar el corazón. El cigarrillo, la presión arterial elevada, el colesterol alto, la diabetes, la obesidad y el sedentarismo, son los principales factores de riesgo vascula”, y generan daños en las arterias aumentando el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular o un infarto cardíaco.

Seguir una dieta saludable. El alimento es el combustible del cerebro y el cuerpo. Numerosos estudios demostraron los beneficios de seguir una dieta de tipo mediterránea (rica en cereales, frutas, pescados, legumbres y verduras).

Participar de actividades sociales. Las actividades grupales implican interacción con otras personas, intercambio de ideas y conceptos, oportunidad de ejercitar el lenguaje, adaptación, empatía. También aumentan la reserva cerebral y ayudan a reducir el riesgo de depresión.

Realizar actividad física. El ejercicio físico ayuda a controlar la presión arterial y el sobrepeso, reduce el riesgo de diabetes y de algunos tipos de cáncer. Además genera bienestar y es una excelente oportunidad para compartir actividades con amigos y familiares.

Desafiar al cerebro. Mediante nuevas actividades que impliquen un aprendizaje (como aprender un idioma o desarrollar un nuevo hobby) el cerebro puede construir nuevas redes y conexiones, lo que ayuda a contrarrestar los síntomas producidos por la enfermedad de Alzheimer y otras demencias.