Los bots crearon su propio lenguaje sin la asistencia humana. Por precaución, quedaron fuera de servicio.

La peor pesadilla de los desarrolladores, a un paso de hacerse realidad. Dos inteligencias  artificiales (IA) se salieron de las normas de diálogo programadas y pasaron a comunicarse independientemente entre sí, usando un lenguaje completamente nuevo para ellos.

Sucedió en la red social Facebook, con dos bots (un tipo de programa informático que puede llevar adelante tareas concretas e imitar el comportamiento humano) que había creado la compañia de Mark Zuckerberg para su división Facebook Artificial Intelligence Researchers.  

Al advertir que el algoritmo de diálogo de estos bots provenía de un software que no fue creado con la asistencia de un ser humano, los técnicos los sacaron preventidamente de servicio al pensar que podrían hacer perder el control que los programadores tienen sobre ellos.

Concretamente, Bob y Alice se desviaron del inglés y comenzaron a comunicarse en un lenguaje completamente nuevo. Comenzaron a hablar con frases que carecen de formato o lógica, repitiendo letras o palabras. 

Los investigadores pensaron en un primer momento que el sistema IA estaba sufriendo un fallo. Sin embargo, tras un análisis se percataron que en esas palabras había un patrón, por lo que los bots habían creado su propio lenguaje porque habían considerado que de esta manera era mucho más directo que el inglés.

Los bots son usados para realizar diversas tareas en plataformas muy populares, como Youtube, Twitter, Facebook o Instagram. Estos agentes de diálogo pueden realizar múltiples funciones como editar textos, moderar conversaciones, responder preguntas, enviar correos electrónicos, entre muchas otras.