Además, desde la Bolsa de Cereales de Córdoba remarcaron que no es el único cultivo invernal afectado.

Una de cada cuatro hectáreas sembradas con trigo en Córdoba sufrió daños a causa de las fuertes heladas registras en junio y lo que va de julio, cuando la temperatura mínima en zonas productoras cayó a -10,6°C; y durante la ola polar de la semana pasada, con registros de hasta -10,2°C, según un informe de la Bolsa de Cereales local.

El Departamento de Información Económica (DIA) de la Bolsa cordobesa calculó que alrededor de 367 mil hectáreas se vieron afectadas en toda la provincia, “sufriendo deterioro en el área foliar”, una superficie equivalente al 25 por ciento de las 1,5 millones de hectáreas implantadas.

Según el reporte, la siembra está a punto de finalizar y el avance hasta la última semana era del 90 por ciento, con algunas zonas rezagadas como los departamentos Presidente Roque Sáenz Peña (64 por ciento), San Javier (70 por ciento), Ischilín (73 por ciento) y General Roca (74 por ciento).

La Bolsa indicó además, que “a pesar de que aún no se ha dado por finalizada la siembra, en algunos departamentos ya se han reportado, con incidencias bajas, los primeros lotes con presencia de Pulgón (Schizaphis graminum), Mancha Amarilla (Drechslera tritici repentis) y Arañuela (Penthaleus major)”.

El Departamento de Información Económica señaló que el trigo no es el único cultivo invernal afectado por las heladas, ya que del 100 por ciento sembrado de garbanzo, que ocupó una superficie de 65.691 hectáreas, el 35 por ciento (22.700 hectáreas) resultó afectado por las heladas de junio.