Las firmas apuestan cada vez más a la realización de eventos con invitados especiales que comparten contenidos en redes sociales. ¿Nace una nueva manera de publicitar?

Por Gabriela Martín.

Centros comerciales, diseñadores independientes e infinidad de marcas “invierten” en nuevos modos de publicitar sus productos. La apertura de nuevos locales o las tendencias de temporada terminan siendo la excusa para cursar invitaciones a distintas personas que luego comparten contenido en las redes sociales.

Todo parece indicar que este tipo de iniciativas compite fuerte con las estrategias tradicionales de publicidad y cada vez gana más espacios. “Bloggers, youtubers o instagramers llaman la atención de las marcas para publicitar y dar a conocer nuevos productos porque a las empresas o emprendimientos les resulta más barato, viral y rentable que la publicidad tradicional”, explica a Tu Día Romina Bellone productora de moda, asesora de imagen y blogger en Fashion & Wine.

Natalia Ospina, productora de moda y blogger de China Trend Style, agrega: “Las marcas prefieren elegir a blogueras porque no tienen costos de publicidad y tienen visibilidad gratis en redes sociales gracias a los seguidores de los blogs. También publicitan en medios, pero no gastan tanto como deberían”.

En Córdoba, la tendencia también se afianza. No es necesario ser un referente o un famoso, sólo tener presencia en redes y ser uno de los “invitados especiales” de la marca.

“La invitación a eventos, prueba de productos o escribir un post patrocinado se da para llegar de manera más cercana a un público objetivo. Estas personas generan un fuerte deseo de pertenencia entre sus seguidores que van a querer usar, ver o tener los que ellos usen o recomienden”, dice Romina.

Y acota Naty: “Los bloguers no tienen un costo por presencia como los famosos, pero si se les regala alguna prenda u servicio de la marca”.

La repercusión que tiene este tipo de posteos es diversa. Están quienes comentan en forma positiva, pero también, los que rechazan este tipo de acciones. “Con el uso de # un posteo puede tener repercusión nacional o internacional y, si gusta el contenido, se obtienen seguidores de otros lugares”, relata China.

El punto es que, en algunas ocasiones, el público no entiende que es un trabajo más y cuando nota la presencia de un guion, se revela ante eso. “Tener un espacio con contenido original y de buena calidad lleva tiempo, esfuerzo y dinero”, afirma Bellone.

Una nueva manera de publicitar

 El mundo evoluciona, nacen nuevas profesiones y la publicidad adopta otros formatos. Romina Bellone mantiene que las agencias deben dejar que cada persona elegida conserve su estilo en redes porque cuando varios tienen el mismo speech dejan de ser creíbles.

“La publicidad evolucionó y ya no pasa como antes por la TV o la radio. Hay nuevas formas, como el streaming (transmisión en directo por Facebook o Instagram), en los que se puede mostrar en vivo lo que está sucediendo. También, podés subir contenido por 24 horas. Estas dos características son atractivas para las nuevas generaciones. No se trata sólo de subir fotos de manera sistemática, eso ya cansó al público”, cierra Ospina.

Términos y condiciones

Cualquier producto puede pasar por “la prueba de fuego” de ser mostrado y compartido en redes. No hay nada que no se pueda promocionar de esta manera. Entre los requisitos pedidos por las propias marcas, la calidad de las imágenes es fundamental. Pero además, otros imprescindibles son: agradecer a la marca, mostrar en vivo o por fotos el evento y, en algunos casos, mostrar el obsequio o usarlo en fotos.

En cuanto a la importancia que le da cada una a las redes, tanto Romina como Natalia coinciden en que es mejor tener calidad de seguidores antes que cantidad. “En mi caso, nunca puse dinero para hacer publicidad de mis redes. Los seguidores que tengo son todos orgánicos. No me enloquece no tener los  miles que quieren las marcas para hacer colaboraciones. Esto lo hago por amor y a pulmón. Si te gusta o interesa lo que posteo, seguime!”, sostiene Romi.

Y Naty agrega: “Prefiero menos seguidores, pero que les guste lo que muestro, que interactúen conmigo en comentarios y likes y no un usuario pasivo que sólo te tiene como uno más y no genera el feedback”.