El arquero de Belgrano quiere consolidarse en el equipo y en el vestuario. Es figura del equipo, pero no se confía: "Nadie tiene el puesto asegurado".

Será uno de los pocos “sobrevivientes del plantel de la temporada pasada en la formación, y uno de los pocos inamovibles entre los titulares. De hecho, Lucas Acosta hasta puede ser el capitán en el próximo torneo.

El juvenil arquero de Belgrano (22 años) no le escapa a la responsabilidad y lo dice abiertamente. “Me encantaría, la personalidad la tengo”, afirmó en Continental Córdoba.

Además de cumplir en el arco, nada menos que como sucesor de Juan Carlos Olave, arquero récord de Belgrano, el Loco también se afirma dentro de un vestuario renovado, en el que ya no estará Guillermo Farré.

Por eso en la pretemporada fue uno de los encargados del bautismo a los juveniles, cortando el pelo de los más chicos, y también dando la bienvenida a los refuerzos. A Epifanio García, el delantero paraguayo, ya lo apodó liebre. “Si le decíamos Epi se iba a confundir con Espi Espíndola”, explicó.

Más allá de su buen torneo, Acosta apunta a seguir mejorando.“Esto es continuo, hay que trabajar siempre. Nadie tiene el puesto asegurado”, señaló.

Y añadió: “Me gustan las pretemporadas, es cuando más te exigen. Además, conocés a tus nuevos compañeros. Todos los refuerzos vinieron con muchas ganas”.

A propósito de refuerzos, Belgrano le apunta al delantero uruguayo Octavio Rivero. El 50 por ciento de su pase pertenece a Vancouver MLS el resto a Colo Colo y hasta aquí lo que ofrecen desde Alberdi no conforma a los chilenos. Sebastián Méndez espera un “9”, un extremo y dos zagueros.