Como le había pedido Macri, Schiaretti anunció la rebaja de Ingresos Brutos para créditos hipotecarios. Desarrollistas hablan de un impacto mínimo.

Hace dos semanas, cuando Mauricio Macri estuvo en Córdoba, le pidió al Gobierno provincial, con Juan Schiaretti al lado, que, entre otras cosas, rebajara la alícuota de Ingresos Brutos para los créditos hipotecarios.

En ese marco hay que leer el anuncio de ayer del gobernador, que en plena campaña rumbo a las Paso de agosto próximo, criticó con dureza al gobierno de Cambiemos y, a la vez, accedió al pedido de Macri y confirmó a la rebaja del impuesto: del 8 al 1,5 por ciento.

Sin embargo, aunque la idea del Gobierno nacional es que la disminución de Ingresos Brutos sea un argumento más para que se agilice la entrega de créditos hipotecarios, las expectativas no son tan buenas en el sector desarrollista.

“El impacto no será significativo en absoluto, no es Ingresos Brutos el problema”, dijo a Día a Día Carlos Lascano Pizarro, director ejecutivo de la Cámara Empresarial de Desarrollistas Urbanos de Córdoba (Ceduc). “Hemos hecho algunos cálculos y para un crédito de 1,5 millón de pesos”, el ahorro para un tomador “no será mayor a unas cuatro cuotas a lo largo de todo el crédito”, agregó.

Osvaldo Giordano, ministro de Finanzas de Córdoba no quiso arriesgar cuánto será el impacto de la rebaja porque “primero hay que analizar qué tipo de créditos son y la modalidad de los mismos para calcularlo”. Igualmente, según el funcionario, no será del 15 por ciento como se dijo en Buenos Aires.

Siempre sobre Ingresos Brutos, Giordano dijo a este diario que “es un mal impuesto”, que “no debería existir”, pero que para eliminarlo en el resto de la economía primero se debería hacer un cambio general de la estructura impositiva. “Debe haber una distribución más justa de lo que recauda la Nación”, expuso al tiempo que explicó que a Ingresos Brutos lo cobran todas las provincias, incluso la Ciudad de Buenos Aires.

Créditos

Volviendo a los créditos hipotecarios, Lascano Pizarro dijo que está muy deprimido el mercado, y que se “están dando muy pocos”. “No se mueve”, describió el dirigente y ejemplificó que en un relevamiento por escribanías detectaron que para estos créditos “algunas han hecho una escritura, otras dos, pero no muchas más”.

A esto hay que sumarle un “problemita” más: las declaraciones de ayer de Schiaretti criticando los créditos hipotecarios nacionales y su método de indexación. “Este plan de vivienda tiene olor a la (circular) 1.050 porque se indexa diariamente. Si quieren hacer planes de vivienda, que se corrija por salario. Esa es la manera. Hago votos para que no pase lo mismo que la 1.050. Lo que tendría que haber hecho el gobierno es que los créditos se corrijan por la variación salarial, para que la casa no se le torne impagables”, cuestionó el gobernador.

Hay que recordar que la Circular 1.050 fue impuesta en la gestión de José Alfredo Martínez de Hoz en la última dictadura militar, con clausulas indexatorias para los créditos hipotecarios, que tornaron impagables esos préstamos.

Desde el Gobierno nacional dicen que los créditos indexados por UVA no son la 1.050 ya que la relación cuota-ingreso tiene que ser del 25 por ciento y porque no hay una indexación indefinida de la tasa de interés, sino sólo del capital adeudado.