En Argentina, el cáncer de colon produce 20 muertes por día. La colonoscopia, el procedimiento más efectivo para detectar pólipos.

Por Gabriela Martín.

El intestino grueso o el colon pueden verse afectados por diferentes enfermedades; pero, sin dudas, los pólipos y el cáncer de colon son las patologías más frecuentes. En la actualidad, 20 personas por día mueren en Argentina a causa de este tipo de cáncer y es la colonoscopia la herramienta que permite el diagnóstico precoz.

Este procedimiento consiste en la visualización del revestimiento interno del colon (mucosa), a través de un endoscopio que lo recorre en su totalidad hasta llegar a un sector llamado ciego. En algunas situaciones se puede ingresar a los últimos centímetros del intestino delgado. El endoscopio es un tubo largo y flexible que se conecta a una fuente de luz y las imágenes recogidas se transmiten a un monitor y a una computadora que almacena sus datos y su estudio, para el posterior análisis”, explica Juan Carlos Patron Uriburu, médico cirujano miembro de la Asociación Argentina de Cirugía y del Servicio de Coloproctología del Hospital Británico de Buenos Aires.

Y agrega: “Se efectúa bajo anestesia general y monitoreo cardiológico. Permite diagnosticar y resecar los pólipos, la forma más efectiva de evitar la formación de un cáncer”.

Para desarrollar pólipos colonicos no hace falta tener antecedentes familiares ni síntomas de los mismos. La mayoría son detecciones en pacientes asintomáticos y sin antecedentes. Pero además, la colonoscopia permite diagnosticar enfermedades como la colitis ulcerosa, enfermedad diverticular y causas de hemorragias intestinales.

Indicaciones y riesgos

Cualquier paciente que presente síntomas de origen colónico o, asintomático pero mayor a 50 años, debe realizarse una colonoscopia con la finalidad de detectar pólipos y extirparlos o hacer diagnóstico de tumores en etapas temprana.

“Existen grupos de pacientes a los que llamamos de alto riesgo (aquellos que tienen antecedentes familiares de cáncer o pólipos), entre estos se ubican los síndromes de cáncer hereditario no poliposis, las poliposis familiares con sus variantes y las enfermedades inflamatorias. Estos pacientes requieren un control específico y un inicio más temprano de los estudios”, afirma el especialista.

Mirá también: Revelan que no hay que rellenar las botellas de plástico con agua

Y sigue: “Cuando hacemos diagnóstico de tumores en etapas tempranas las posibilidades de curación se ubican en el 90%”.

En general, la videocolonoscopia es un procedimiento bien tolerado y con una incidencia mínima de complicaciones.

“En algunos pacientes, por las características anatómicas del intestino o por mal resultado de la preparación no se puede concretar el procedimiento en su totalidad. Por eso se debe repetir más adelante o se puede recurrir a la realización de otro tipo de estudio como un colon por enema o colonoscopia virtual para lograr evaluar la totalidad del intestino grueso”, cierra Patron Uriburu.

Colonoscopia, requisitos previos

Es un estudio que requiere una perfecta preparación del colon. Por eso mismo el médico deberá ofrecer al paciente las indicaciones específicas. Se debe tomar un laxante desde el día anterior y presentarse en ayunas. También se le pedirá un análisis de sangre y un electrocardiograma.

Cada profesional o institución pueden tener diferentes maneras de proceder, pero para una correcta preparación intestinal se sugiere que tres días previos a la realización del estudio se evite la ingesta de medicamentos a base de hierro, no comer remolacha ni alimentos con semillas. Consumir dos o tres litros de líquidos claros (agua, aguas saborizadas sin gas, té, caldos colados, jugos, gelatina).

Mirá también: Tres tazas de café al día reducen la mortalidad prematura

El día anterior a la realización del estudio la dieta debe respetar:

Desayuno habitual

• Almuerzo libre de carnes rojas y verduras. Se puede comer pastas sin salsa (fideos, ñoquis), pollo asado, pescado con puré de zapallo, caldos colados. Postre: gelatina o helado de agua.

• Por la tarde y noche, hasta dos horas previas al estudio, la ingesta será líquida exclusivamente y en cantidad abundante. El paciente no puede ingerir nada durante las dos horas previas al estudio.

En el momento en el que se lleve a cabo el procedimiento, el paciente deberá ir acompañado de alguien responsable y mayor de edad. Una vez anestesiado, el estudio dura 30 minutos.

Después de realizada la colonoscopia, el paciente debe ingerir comidas livianas y no tomar alcohol hasta el día siguiente. Tampoco podrá conducir. Ante cualquier molestia (dolor abdominal, sangrado o fiebre), acudir a una guardia médica.

Síntomas del cáncer de colon

Son muy variados, pero entre los más frecuentes se destacan:

• Anemia

• Alteraciones del ritmo evacuatorio

• Dolor abdominal

• Pérdida de peso Es importante mencionar que existen casos en que el cuadro es completamente asintomático.

Mirá también: Caída del cabello: causas y tratamientos