La esposa de Luis Alberto Gómez niega que se haya suicidado o dejado una carta. Los investigadores se manejan con cautela e insisten en esperar los resultados de las pericias. Desmienten que haya tenido un disparo en la cabeza, pero reconocen que tenía una deuda.

“Luis no se suicidó. Tampoco me dejó ninguna carta en la casa. Él no tenía ningún enemigo. Era la persona más buena que había”.

Viviana Leguiza, la esposa de Luis Alberto Gómez, está convencida de que su marido fue asesinado este sábado por la mañana en la autopista Córdoba–Villa Carlos Paz, donde se incendió su automóvil Fiat Palio minutos después de salir de su casa de barrio 20 de Junio.

El cadáver calcinado de Gómez fue hallado por los bomberos una vez que sofocaron las llamas. Estaba en el baúl.

De inmediato se apuntó a un crimen mafioso: ¿cómo es posible un suicidio si el cuerpo estaba en el bául? Lo cierto es que nada se descarta: minutos antes del incendio, a eso de las 8, un policía vio a un hombre manipulando el capó del Palio, y la descripción coincide con Gómez

“Hay muchas dudas. Por eso no hay que sacar conclusiones apresuradas sin conocer la autopsia”, dijeron a Día a Día calificadas fuentes de la investigación.

El caso, en manos del Departamento Homicidios, comenzará a despejarse este lunes, cuando a la Justicia lleguen los primeros resultados técnicos de las pericias.

La hipótesis del “ajuste” cobró fuerza al conocerse que Gómez, empleado de un comercio, presuntamente tenía deudas. “Es así, lo chequeamos. Pero la gente a la que le debía no eran ‘pesados’ como para cometer algo así. No son del hampa”, indicaron las fuentes.

Otro dato que tienen en cuenta los investigadores para alejarse de la presunción del crimen es el tiempo transcurrido entre que Gómez salió de la casa y el auto se incendió: apenas unos 20 minutos entre el barrio y el lugar donde ocurrió todo, a 100 metros de la cabina de peaje.

“De haber sido un ‘ajuste’, lo habrían ‘paseado’ un rato antes. Es raro que haya sido algo tan rápido. Pero no lo descartamos”, señalaron, y negaron que haya tenido un disparo en la cabeza, como trascendió.

“Incertidumbre”. Por su parte, Viviana Leguiza dijo “desconocer” si su marido tenía deudas, pero negó que haya tenido enemigos.

“Era una excelente persona”, manifestó a Cadena3. “No me dejó dicho adónde se dirigía (esa mañana), pero no lo noté raro. Es pura incertidumbre”, agregó.

La mujer, quien tiene dos hijos con Gómez, declaró este sábado en la Policía.

Todas las hipótesis siguen en pie.