El ex Instituto rescindió con Cruzeiro. Como Guillermo no lo pidió como refuerzo, jugará para Huracán hasta fin de año.

Ramón Abila rescindió el vínculo que mantenía con el Cruzeiro de Belo Horizonte y ahora tiene el camino allanado para ser refuerzo de Boca Juniors. De todos modos, el club de La Ribera lo cedería por seis meses a Huracán.

El goleador de 27 años, surgido en Instituto, se despidió este sábado del Cruzeiro y retornará a Buenos Aires. Pasaría a Boca en una operación que ronda los dos millones de dólares más el pago de la deuda que la institución de Belo Horizonte mantiene con Huracán.

Como Guillermo Barros Schelotto no pidió a Wanchope, el delantero volverá a defender la camiseta del Globo, al menos hasta fin de año.