El gremio de los empleados municipales irá a la Justicia para continuar con sus asambleas sin previa autorización. La Municipalidad descuenta horas.

El gremio de los empleados municipales se presentará en la Justicia para reclamar su derecho de realizar asambleas sin autorización del Ejecutivo municipal. Así lo confirmó Damián Bizzi, vocero del Suoem.

“La Municipalidad asegura que, por ordenanza, las asambleas deben hacerse con una autorización previa del Ejecutivo. Pero nosotros estamos amparados por una ley nacional, que está por encima de las normas comunales”, indicó el vocero.

Por una parte, los municipales se amparan en la ley nacional de Asociaciones Sindicales 23.551 que establece, en su artículo 23, la facultad de realizar asambleas o reuniones sin autorización previa.

En el otro lado del mostrador, el Ejecutivo recurre a la ordenanza municipal 12.498 que regula este tipo de protestas. Según confirmó el secretario General Daniel Arzani, la normativa establece que las reuniones deben hacerse a primera hora o última del servicio.

Arzani confirmó que descontará las horas no trabajadas. “Los municipios son entes autónomos y no delegan sus facultades a la Nación. Tenemos el deber de hacer cumplir nuestras ordenanzas. Cualquier contrapunto será resuelto en la Justicia”, indicó el funcionario.

El Suoem también irá a la Justicia por los posibles descuentos de la asamblea del martes, informó Bizzi. Y esta será una nueva pulseada entre el gremio y el Ejecutivo, pelea que parece no tener fin.

El sindicato que lidera Rubén Daniele también presentó una demanda por la publicación de las identidades y sueldos de los empleados. La Justicia pidió al Municipio que retire los DNI.