Es un estudio del Centro de Almaceneros de Córdoba. Después de Canadá, es la más cara del mundo en dólares.

El Centro de Almaceneros de Córdoba indicó que el precio al consumidor de la leche de Argentina es la segunda más cara entre 36 países del mundo y de la región. 

El estudio “pretende poner de manifiesto, que Argentina durante el 2017 rompe los estándares internacionales -respecto al precio al consumidor de la leche fluida – perjudicando de manera directa a los consumidores”. 

Entre 2014 y 2016, según el estudio, el precio de la leche refleja un valor histórico de venta al público acorde a la media internacional de un dólar.

Sin embargo, en 2017, el precio de la leche en Argentina “rompió esa media internacional para situarse 55 centavos de dólar por encima de esa media.

En un ranking (descendente) de 36 países referentes, Argentina ostenta el segundo lugar -superado solamente por Canadá. Y es el más caro, por lejos, en Latinoamérica. 

“Sin lugar a dudas, el precio de la leche fluida en Argentina se encuentra desfasado y desequilibrado respecto al precio internacional, ocasionando un abrupto descenso en su consumo y el encarecimiento de sus derivados”, opinó el organismo.