Conmovedor. La imagen de dos perros que se abrazan con envidiable afecto. Una imagen para aprender de las mascotas.

Se trata de un perro labrador en Tailandia al que lo llamaron “Messi”. Y su dueño se dio con un gesto que conmovió y que decidió inmortalizar. Frente a su casa se mudó un nuevo vecino con su perro siberiano husky llamado “Audi”. Pero como el hombre trabaja, su canino se la pasaba llorando por su soledad.

Hasta que a respuestas de ladridos, Messi logró una amistad que se selló con el perro de enfrente que logró escapar de su solitario jardín y acudir a verlo.

Y todos los días se repite el mismo rito: Audi cruza para ir a jugar con Messi. Puede parecer insignificante, pero es un gesto de esos que las mascotas nos viven dando como lección.










It, la película, no es para reírse

La novela de Stephen King regresa a la pantalla, de la mano del director argentino Andy Muschietti. Estrena este jueves.  Vía Córdoba




Robots reemplazarán la mitad del empleo

Eso estimó un estudio de Adec, en una previsión a 15 ó 20 años. Confían que el avance tecnológico genere nuevos puestos en áreas de servicios. Vía Córdoba