En un confuso episodio, el agente le habría disparado a la mascota en la cabeza. Organizarán una marcha. 

Un confuso episodio ocurrió este viernes en Villa Quisquisacate, al norte de la ciudad de Córdoba, donde una familia asegura que un policía de la zona entró a una casa y disparó en la cabeza del animal mientras perseguía a unos adolescentes que habrían cometido algún ilícito.

El perro se llamaba Átomo, tenía 10 años y la familia lo había criado desde cachorro.

Según comentó uno de los dueños de Átomo a La Voz, “Mi mamá le suplicó al policía que no le disparara al perro, que no le haría nada, pero igual le tiró a la cabeza”.

Ante esa situación, el hijo de la mujer increpó al agente quien amenazó con arrojarle gas pimienta.

El perro fue trasladado a una en un patrullero hasta una veterinaria ubicada en la Recta Martinoli, pero nada se pudo hacer.

Según comentaron los vecinos de la zona a ese mismo diario, Átomo “era un perro tranquilo y muy querido por todo el barrio que andaba suelto casi siempre y jugaba con los niños”.

Este sábado, a las 17, se reunirán en la plaza Atahualpa (ubicada en calles Sinchi Roca y Roca India) para debatir sobre la situación y, posiblemente, realizar una denuncia a la Policía de Córdoba.