Estar abrigados y no perder estilo es posible. Una especialista en moda aconseja cómo lucir accesorios de lana y transitar el invierno con buena onda.

Por Gabriela Martín.  

Un lindo suéter y un buen abrigo ayudarán a sobrellevar las bajas temperaturas invernales, pero un gorro de lana complementará tu look y aportará el calorcito necesario para afrontar la estación más fría del año. Estar abrigado y mantener el estilo sigue siendo una premisa.

Clásicos, negros o estampados, básicos o con pompones, este complemento es uno de los elegidos desde hace un par de temporadas. Un accesorio que permite seguir siendo fiel a tu personalidad, eligiendo modelos que te favorezcan y se adapten a tu vida cotidiana.

“Este tipo de accesorios, de estilo urbano, es ideal para combinar con jean y zapatillas; un clásico. Pero otra opción es llevarlo con vestido, medias opacas y botas o con una falda y un buzo. Complementando un atuendo, una muy buena alternativa”, cuenta a Tu Día Romina Bellone productora de moda, asesora de imagen y blogger en Fashion & Wine.

Y agrega: “Hay que tener en cuenta que si los usas a la mañana temprano para ir a trabajar, al llegar habrá que retocar el peinado. Pero, es un imprescindible para un viaje de placer o si se van a realizar actividades al aire libre”.

Los gorros no distinguen edad ni género, es un complemento que se adapta perfectamente a cualquier persona. Aunque, siempre es importante reconocer en qué momento no es aconsejable llevarlo. “No se recomienda en eventos protocolares como bautismos, bodas, egresos o cuando el estilismo elegido es más formal. En ese caso, la elección debe centrarse en boinas, sombreros de ala no muy ancha, turbantes, bombines, borsalinos o tocados, entre otros”, cierra la especialista.

Una buena elección

A la hora de elegir cualquier gorro o sombrero, tener en cuenta:

» El tipo de rostro. Si es alargado, lo mejor será evitar los gorros con pompones o aquellos modelos que añadan altura, ya que lo que buscamos es que la línea de la cara se vea más corta. Para rostros cuadrados y redondos, se recomienda lo contrario: evitar la sensación de la cara más corta y para esto, todo lo que agregue centímetros de largo será bienvenido.

El gorro o sombrero debe ser proporcional en tamaño a la contextura de quien lo use. Debemos evitar los excesos; un gorro demasiado pequeño o demasiado grande contribuye a dar una imagen de desproporción y falta de armonía.

» Color. Un factor importante por su cercanía con el rostro. Las mujeres de ojos y cabello oscuro deben optar por tonos más intensos (por ejemplo, negro o marrón oscuro); mientras, en las mujeres de cabello oscuro y ojos claros, los tonos vibrantes (como azul y rojo) son la elección perfecta. Para las mujeres de cabellos con reflejos dorados, los tonos apagados son los ideales; para las de piel, cabello y ojos claros, los más claritos, los mejores aliados.

» Armonía. El contexto va a determinar que el gorro que elijamos mantenga coherencia y armonía con respecto a las prendas que estemos luciendo. Hay una amplia variedad de gorros y sombreros para elegir, se puede optar por usar modelos más formales o sofisticados en aquellas salidas que lo requieran o algo más relajado para el día a día.

» Animarse. Si te quedan y te gustan, úsalos. Si no te sentís cómoda, no los uses. Llevalo con seguridad y orgullo.