¿Se te cae el pelo? No te preocupes, tiene solución. Alternativas naturales para combatir la calvicie temporal y cuáles son las principales causas que la originan.

Por Magalí Gaido.

¿Quién no sufrió en algún momento de su vida la caída del pelo? Mujeres y hombres, de cualquier edad, gastando cualquier cantidad de dinero en tratamientos que devuelvan el volumen de cabello que alguna vez tuvieron, es un escenario que se repite con frecuencia.

Día a Día habló con la cosmiatra, cosmetóloga y fitoterapeuta Selene Gamero para que nos hable del tema y comparta con los lectores alternativas naturales y económicas para prevenir la caída y reforzar nuestro pelo.

La especialista explicó que el cabello es una parte viva del organismo que nace, crece, cae y vuelve a salir. La alopecia o calvicie es la pérdida anormal del cabello. Lo habitual es que esa caída se produzca desde la cabeza, pero también puede afectar a las cejas, pestañas, barba, axilas y hasta a la región genital. Está asociada con la genética, la testosterona y el estrés, entre otras cosas.

“En mujeres se puede notar un adelgazamiento del pelo que afecta a todo el cuero cabelludo luego de un adelgazamiento abrupto, parto y lactancia, anemias, o luego de un período prolongado de utilizar químicos de tintura de baja calidad o del uso excesivo de calor (planchitas, secadores de pelo)”, agregó Gamero.

El estrés, culpable

Selene explicó a Día a Día que el estrés físico o emocional puede causar la caída de hasta tres cuartos del total de nuestro cabello. Este tipo de pérdida se denomina efluvio telógeno. El pelo tiende a salir en manojos mientras se aplica el shampoo, se peina o se pasan las manos a través del mismo. La especialista agregó que existen varios tipos de alopecia y que, dependiendo del tipo y las causas, pueden tratarse de diferentes maneras. Para saber cuál es el tratamiento más adecuado, recomendó consultar a un dermatólogo.

Más causas

Los factores más comunes de la calvicie son:

-> Herencia genética

-> Factor hormonal

-> La edad

-> Fiebre alta o infección grave

-> Parto y lactancia

-> Cirugía mayor, enfermedad grave, sangrado súbito

-> Estrés emocional intenso

-> Dietas drásticas, especialmente las que no contienen suficiente proteína

-> Fármacos, incluso retinoides, pastillas anticonceptivas, betabloqueadores, bloqueadores de los canales del calcio, ciertos antidepresivos, AINE (entre ellos, ibuprofeno).

-> Alopecia cicatricial, entre cuyas causas podemos señalar los traumatismos físicos, químicos o térmicos (avulsión, accidentes, quemaduras, radioterapia), las enfermedades infecciosas del cuero cabelludo, algunas dermatosis cutáneas y las secuelas secundarias a otras cirugías.

Tratamiento natural para prevenir la calvicie

A través de su especialidad, la fitoterapia, Selene Gamero compartió algunos tips para prevenir la caída y fortalecer el cabello. ¡Anotalos!

✓ Consumir diariamente hasta cinco gramos de semillas de zapallo, calabaza, nueces o girasol.

✓ Cocinar preferentemente con aceite de lino, oliva o coco.

✓ Anexar a nuestra dieta, proteínas vegetales: garbanzos, pistachos, avena, lentejas.

✓ Para calmar las emociones y prevenir el estrés, preparar un té con ½ cucharadita de té de tilo, cedrón y valeriana. Consumir la infusión una vez al día.

✓ Oxigenar el cuero cabelludo con una tisana preparada con diente de león, cola de caballo y laurel. Antes de colocar el shampoo, masajear con esta preparación durante unos cinco minutos.

✓ Agregar a tu shampoo habitual (por cada 100 ml) 1 cucharada de jugo de cebolla, 1 cucharada de té de jarilla y 1 cucharada de café verde.

✓ Realizar masajes vigorosos en el cuero cabelludo tres veces a la semana con un tónico capilar preparado con los siguientes ingredientes: 10 gramos de romero, 10 gramos de ortiga, 1 taza de agua, 1 cucharada sopera de aceite de almendras y 10 gotas de vinagre de manzana. Preparar, dejar concentrar y reposar. Conservar en la heladera.

¿Sabías qué?

Todas las personas perdemos entre 70 y 100 cabellos por día, y es completamente normal.

A partir de los 45 años, el cabello tiende a perder grosor y cantidad. Esto no es causado por una enfermedad y está relacionado con el envejecimiento.