Si se va a viajar en auto durante este receso invernal, primero hay que planificar la visita al taller mecánico para un exhaustivo examen. Qué hay que tener en cuenta para un viaje seguro.

El receso escolar de invierno suele ser la excusa perfecta para hacer una escapada con toda la familia. Cerca, por las sierras, o lejos, a alguna provincia vecina, el automóvil es por lo general el vehículo elegido para llegar a destino.

Sin embargo, antes de salir a la ruta, hay que llevar el auto al taller mecánico para hacer una revisión completa. Esa es la mejor manera de saber si el mismo está en óptimas condiciones para emprender un viaje seguro.

Roberto Méndez, presidente de Neumen, aclara que antes de iniciar el viaje, hay que realizar un chequeo mecánico que comprende una serie de puntos. “Además, conviene tener en cuenta las velocidades máximas para cada zona donde se viaje, revisar la documentación, usar siempre cinturón de seguridad y ubicar correctamente el equipaje en el automóvil”, agregó el directivo.

Los chicos, seguros. la Ley de Tránsito determina, entre otras cosas, que todos los menores de 10 años no pueden viajar en el asiento delantero del vehículo. Deben hacerlo atrás, con los llamados Sistemas de Retención Infantil (SRI).

En ese sentido, desde la plataforma CompreSeguros.com advierten que nunca hay que viajar en el auto con los chicos en brazos ni compartiendo cinturón con un adulto o con otro niño. Todos los niños deben utilizar sillitas o booster.

Las butacas infantiles no son un simple accesorio para el auto, sino que pueden significar una gran diferencia. Se recomienda que siempre antes de iniciar el viaje se verifique que el cinturón toráxico no pase muy próximo al cuello del niño y que la banda inferior pase por la pelvis y no por el vientre.

Qué hacer

» Neumáticos. Controlar el desgaste y presión. Incluso la de auxilio. Los mismos deben estar en perfecto estado, ser los correctos para el tipo de terreno por el que se va a transitar y contar con la profundidad mínima requerida. Si bien el límite legal es de 1.6 mm, es recomendable que el dibujo supere los 2 mm.

» Frenos. Revisar el líquido y pastillas.

» Correa de distribución. Realizar una revisión completa.

» Fluidos. Control de aceite, agua del radiador, líquido de dirección asistida, anticongelante y líquido del limpiaparabrisas.

» Dirección (alineación y balanceo). Para evitar problemas de vibración, inestabilidad o tendencia a la deriva del vehículo, se deben alinear y balancear los neumáticos cada 10 mil kilómetros. De ser necesario, cambiar los amortiguadores, pieza fundamental en la seguridad del automotor.

» Aire acondicionado y limpiaparabrisas. Revisar exhaustivamente. Es de real importancia chequear estos dos temas antes de salir a la ruta.

Consejo. Extremar las precauciones y revisar los principales puntos del automóvil para asegurarse de que pueda enfrentar sin problemas el viaje.