Por Jorge Nahum. Último en las posiciones, sin reacción, se concentra en lo que viene. Entre los posibles refuerzos de renombre, aparece Mariano Pavone.

Casi en tono de súplica, todos en Belgrano ruegan para que la actual temporada se termine de una vez, dejar atrás la pesadilla y enfocarse en la ardua empresa de un cambio profundo para lo que viene. En una renovación como hace tiempo no se da en Alberdi.

Juan Carlos Olave, al frente de la Secretaría Técnica, ya se abocó a delinear el nuevo plantel para un próximo torneo con altas exigencias. Por eso, y a pedido del técnico, vendría una decena de refuerzos y la mitad deberían ser de renombre. Esta semana la Secretaría se reunirá a pleno con el presidente Jorge Franceschi para avanzar en las negociaciones.

Un puesto clave es el de delantero de área, y Olave habría sondeado a Mariano Pavone (27 goles desde que se sumó a Vélez). Los números para una posible contratación son altos, y sin embargo no distan mucho de lo que se maneja con delanteros del actual plantel. Pavone es uno de los “especialistas” en el puesto y su historia con Belgrano es aparte, desde aquella reválida con River.

También volvió a sonar el Morro José Luis García, quien resurgió en Godoy Cruz y le rindió mucho al Gallego Méndez en el Tomba. Ya estuvo en anteriores listas de refuerzos para Belgrano, aunque su condición física genera desconfianza (en el verano no pasó la revisación médica para Talleres).

A propósito de Godoy Cruz, allegados al Pirata pensaron en Javier Correa, ex delantero de Instituto. Y siguiendo con el Tomba, es sabido que Méndez quiera a Zuqui, el volante que dejaría Boca para ir a Celta de Vigo o a Estudiantes. También gustaba Gabriel Gudiño, volante del Atlético Rafaela y surgido en Las Palmas. Tendría precontrato con San Lorenzo.

Para la zaga, lo de Miguel Martínez (capitán en el Querétaro) es lo más firme. En cambio, Diego Novaretti está en los planes del Necaxa y también lo pidió Javier Torrente para el León.

De la posible venta de Emiliano Rigoni a Belgrano le corresponde un 50 por ciento de la operación y entrarían jugadores de Independiente en consideración: el lateral volante Juan Manuel Sánchez Miño y el volante Francisco Pizzini. Y se quedaría Claudio Aquino.

En el armado del plantel habrá que ver el rol que desempeña Cristian Bragarnik, representante del DT y de varios jugadores de cartel.

Regresos y apuestas. César Rigamonti, quien perdió la categoría en Quilmes, y Lucas Pittinari, en Atlético Rafaela, deberían volver. También Marcos Rivadero, Santiago Giordana y Tobías Figueroa, quienes pelean por el ascenso en Brown de Madryn. Y Sebastián Prediger, en Newell’s, aunque su contrato expira a fin de mes.

Pier Barrios, de Ferro, es otro nombre en estudio. Y contaría con el respaldo de Olave. Por Nahuel Luján, el club de Caballito tiene pensado hacer uso de la opción.

Además hay nombres apuntados para engrosar el plantel, como apuestas. En ese rubro entrarían Guido Mainero, volante de Instituto, Guillermo Vernetti, volante ofensivo de Ferro, Leonardo Sequeira, delantero de Central Córdoba y Lucas Passerini, autor del gol de Estudiantes de Caseros por Copa Argentina.

Recambio. Del actual plantel pocos quedarían en pie. Guillemo Farré habría comunicado la decisión de seguir un año más y Renzo Saravia también quiere quedarse. Juan Quiroga, Federico Lértora y Mariano Barbieri tienen contrato. También Claudio Bieler, aunque su continuidad es poco probable.

Y habrá que ver si Matías Suárez acepta propuestas que le llegarían del Curitiba o del Ponte Petra. El factor económico no será tema menor en el Belgrano que se viene, por ir a pérdida en los últimos meses al jugar a puertas cerradas, y con una fuerte erogación por la ampliación del Gigante.