Fue en operativos en Arroyito, Toledo y Salsipuedes. Se sacaron de circulación 17 armas.

En distintos operativos, la Policía secuestró una pistola, siete escopetas,  dos carabinas y paquetes del explosivo gelamón, además de cartuchos y balas.

Los operativos no están vinculados entre sí, aunque se realizaron todos durante las últimas horas.

En la localidad de Toledo, la Policía Caminera controló una Toyota Hilux, conducida por un hombre de 49 años, quien fue trasladado a sede judicial porque portaba una pistola calibre 22 con 10 balas.

En las localidades de Brinkmann, Arroyito y Morteros se desplegaron distintos grupos operativos en una serie de allanamientos que culminaron con el secuestro de siete armas de fuego y decenas de cartuchos.  En uno de los allanamientos quedó detenido un joven de 22 años, sindicado como presunto autor del delito de encubrimiento y tenencia ilegal de armas.

Finalmente, en la localidad de Salsipuesdes, la Policía allanó un domilicio y secuestró una escopeta y una carabina y cartuchos de gelamón. En la casa había un mono carayó que fue trasladado por la Policía Ambiental.

En Cruz Alta, en el extremo sur de la provincia, la Policía secuestró un rifle y dos carabinas. Y en Ischilín, en el extremo norte de Córdoba, fueron retenidas por la Policía dos fusiles, dos escopetas y una carabina.