A Horacio Fernando González, de 50 años, lo encontraron culpable de "homicidio simple con dolo eventual". 

La Sala I del Tribunal de Casación bonaerense le confirmó la condena de ocho años de prisión a Horacio Fernando González (50), al considerarlo responsable de la muerte de Santiago Veer, un nene de dos años asesinado en 2014 por un pitbull que el hombre tenía a su cargo.

De esta forma, la Magistratura le dio la razón al Tribunal Oral en lo Criminal IV de La Plata, que el año pasado lo había condenado al encontrar que el hombre era culpable por homicidio simple con dolo eventual. Un fallo sin precedentes en la justicia argentina.

“El acusado dejó un perro pitbull amarrado con una soga de metro y medio de longitud (lo que otorgaba al animal un considerable margen de desplazamiento) sin collar de ahorque y sin bozal, al volante de un automóvil estacionado en la vía pública y cuya puerta se encontraba abierta”, describió el fallo.

Los jueces Ricardo Maidana y Daniel Carral agregaron que “González era consciente de la clase de peligro que creaba al dejar al animal en ese lugar. Por un lado, porque se dedicaba a la cría y cuidado de ese tipo de perros; por el otro, pese a su negativa, porque ya había tenido problemas relacionados con el comportamiento manifestado por dichos animales, mostrando su indiferencia al respecto”.

Según familiares de la víctima, González había sido advertido y denunciado más de una vez porque sus perros “eran muy violentos”. 

Mi familia y yo pedimos perdón por todo lo ocurrido; si pudiera volver todo esto atrás, daría mi vida para que no se hubiera producido“, sostuvo el acusado.