No arrancaron las ventas de invierno. Cada vez más, las marcas adelantan sus vidrieras de remate. La clave es recorrer y optimizar las compras. Los comerciantes buscan tentar con prendas básicas.  (De La Razón)

Casi sin frío, las liquidaciones de invierno adornan las vidrieras de los locales de ropa. Muchas marcas de indumentaria y calzado liquidan las prendas de temporada con descuentos de hasta el 50% y otras optan por el “2×1”.

Tanto comerciantes como fabricantes explican que el fenómeno de las liquidaciones se adelanta cada vez más por dos razones: por un lado es un invierno cálido y por otro, dicen que se volvió una costumbre arrancar con las rebajas anticipadas.

El “sale” viene con promociones de dos artículos al precio de uno y rebajas a partir del 50%, además de las ventajas del pago con tarjeta que ofrecen los bancos.

Una recorrida por shoppings y centros comerciales, da cuenta de los descuentos. Un jean que costaba $1.600, ahora se consigue por $1.050, un par de botas cortas para mujer, pasaron de 1.620 a 940 pesos, un sweater de segunda marca, de 800 a 550 pesos. También se consiguen calzas por 520 pesos, remeras a 380 y abrigos por 2.130.

La estrategia de descuentos agresivos entusiasma a los shoppings y a las marcas con una recuperación del consumo. “La gente trata de aprovechar al máximo las propuestas de ofertas, la liquidación está funcionando muy bien y tiene que ver justamente con las propuestas atractivas de las diferentes marcas”, aseguró Juliana Monsalvo, gerente de Marketing del grupo Irsa.

Mientras tanto, Pablo Peralta Ramos, gerente de Marketing de los shoppings Recoleta Mall y El Solar de la Abadía, cuenta que “por primera vez en el año, cerramos junio con números por arriba de la inflación estimada, con 21% para El Solar y 24% para Recoleta Mall, con aumento en flujo de clientes y transacciones”.

Mientras las liquidaciones agresivas atrapan a los consumidores, van asomando en los percheros las nuevas colecciones para la temporada primavera-verano.

Sin embargo, a la hora de aprovechar los “sale off”, que en muchos casos son verdaderamente convenientes, hay que tener en cuenta una serie de tips. No es cuestión de llenar el placard con cosas que nunca vas a usar simplemente porque estaban baratas. Lo importante es comprar con criterio para optimizar el dinero y tener un guardarropa perfecto.

Entre los básicos, figuran las blusas y camisas: la clave es elegir colores más neutros como blanco, negro, nude, gris, azules o rojos.

También vale la pena elegir un jean clásico o un pantalón negro, que nunca pasa de moda.

En zapatos, los más clásicos marcan tendencia ya que se pueden usar todo el año. Las opciones son stilettos, botas bajas, ballerinas y todo zapato de punta cerrada.

Las camperas o chaquetas de cuero, siguen siendo un must del guardarropa de toda mujer; un clásico al que se puede combinar con casi todo. Y para las más osadas, los blazers son un gran básico femenino que nunca pasa de moda.