Una mujer y su hijo adolescente vivieron unas horas de terror. 

Una familia de la ciudad de Ranelagh, partido de Berazategui, vivió una verdadera pesadilla: dos delincuentes armados ingresaron a la vivienda durante la noche del sábado, quemaron con una plancha a una mujer y le cortaron una oreja a su hijo de 17 años.

Según las primeras investigaciones, los delincuentes, que hasta el momento se encuentran prófugos, se llevaron tarjetas de crédito y un auto BMW.

La denuncia se radicó en la comisaría segunda de Berazategui, y las víctimas fueron trasladas al Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA).

El hecho ocurrió en la noche del sábado en un domicilio ubicado en la calle 359, entre 313y 314, en una zona de chalets dentro de la localidad de Ranelagh.

Una de las víctimas fue identificada como Estela Fernández, de 51 años, que se encontraba junto a su hijo Gonzalo, de 17 en el hogar, cuando fueron sorprendidos por dos ladrones, quienes ingresaron al hogar al pedido de dinero.

Ante la negativa de los integrantes de la casa y la explicación de que no disponían de dinero físico en el hogar, el clima se puso más tenso. Los dos delincuentes obligaron a la madre e hijo a sentarse en dos sillas e iniciaron un mecanismo de torturas para obligarlos a decirles dónde había dinero escondido.

Los atacantes enchufaron una plancha que había en el lugar y decidieron atacar con la misma. Hirieron con la plancha encendida a la madre en la frente mientras que al hijo le quemaron un muslo y, como si fuera poco, le hicieron un pequeño corte en una oreja.

Sin éxito en su requerimiento, los delincuentes se llevaron tarjetas de crédito, objetos de valor y un auto BMW perteneciente a la familia.