Muchos pilotos o dueños de aviones particulares salieron a buscarlos "por cuestiones de solidaridad".

La búsqueda de la avioneta desaparecida hace 5 días en el Delta con tres personas a bordo continuaba hoy en el norte de San Fernando, en la ruta que debería haber seguido, informaron fuentes de la ANAC en tanto se sumaron a las tareas de rastrillaje aeronaves de pilotos civiles y familiares con planes ordenados de vuelo.

En la búsqueda participan 24 aeronaves pertenecientes a la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), a la Fuerza Aérea de Argentina y Uruguay -en las márgenes de ese país-, Gendarmería Nacional, Prefectura Naval y a la Policía Federal.

A su vez, se reorganizó la búsqueda de la avioneta con un plan de vuelo en el que participan 17 aeronaves de pilotos civiles y familiares, en el cual “la clave es el orden para no generar un nuevo accidente”, precisó a Télam Christian Veltri, vocero de la ANAC.

Asimismo, aclaró que los 17 pilotos civiles que se agregaron a la búsqueda oficial “no son todos familiares” sino que muchos son pilotos o dueños de aviones particulares que se subieron y salieron a buscarlos “por cuestiones de solidaridad”.

En tanto, en el aeropuerto de San Fernando unos 50 familiares y amigos de los dos tripulantes y el pasajero desaparecido aguardaban novedades sobre el operativo de búsqueda.

Por su parte, el amigo del padre de Matias Ranzoni, uno de los pilotos de la avioneta desaparecida el lunes pasado, Eduardo Génova, admitió hoy en declaraciones a Télam Radio, que se están “adelantando” a la búsqueda oficial que empezó a registrar a 100 kilómetros de la localidad de San Fernando y ellos ampliaron el rango a 600 kilómetros.

Sin embargo, admitió que “no hay una búsqueda paralela”, y que el único interés que los une “es encontrar el avión con los chicos”.

El piloto cuestionó que sólo se haya rastreado cerca de donde tuvieron la última señal, porque “el avión puede volar sin radio 1600 kilómetros, entonces, no nos podemos acotar tanto la zona de búsqueda”.

Con 39 años de experiencia como piloto, Génova explicó que pese a que hay zonas muy inundadas en la isla, “es muy difícil que desaparezcan en la isla porque en los humedales no hay tanta profundidad y se debería ver”.

La aeronave Mitsubishi matrícula LV-MCV, en la que viajaban dos pilotos y un pasajero, desapareció el lunes pasado en las primeras horas de la tarde a escasos minutos de despegar del aeropuerto de San Fernando, cuando dejó de tener contacto con la torre de control.