Las víctimas eran familia. Murieron abrazados junto a una ventana por la que intentaban respirar. 

Las víctimas del incendio del conventillo de La Boca ocurrido el jueves de la semana pasada murieron abrazadas junto a una ventana con rejas hasta la que llegaron para escapar del humo y de las llamas.

En tanto, fuentes judiciales aseguraron que el hombre apresado por provocar el incendio en el conventillo fue indagado por un juez que le imputó el delito de “homicidio agravado”, tras lo cual fue trasladado a un penal en el que permanecerá detenido.

Según contaron testigos, las víctimas del incendio- tres adultos y un bebé- abrieron la puerta como para escapar de la habitación, pero como el fuego se había iniciado abajo, el humo y el calor hicieron imposible que pudieran bajar las escaleras.

“Volvieron a cerrar la puerta. Jesús atinó a desconectar la garrafa y llevó a su hija y a su mujer junto a una ventana que tenía rejas para poder respirar. Murió abrazado a su esposa, quien a su vez abrazaba a la beba junto a la reja“, contó.

Los cuerpos de los cuatro fueron encontrados luego por los bomberos y habían fallecido asfixiados por el humo y quemados por el calor de las llamas.

Por el hecho fue detenido Angel Torres, un joven de 25 años que vivía en ese conventillo junto a su mujer en una de las habitaciones de la planta baja.

Según determinaron los investigadores, el joven discutió con su mujer aparentemente por cuestiones de drogas, la golpeó, le robó dinero y la amenazó con “quemar todo”.

Los vecinos contaron que tras esa discusión, el hombre regresó y cumplió con lo que había advertido.