El Gobierno porteño intentó ubicarlos en los albergues municipales, pero muchos no aceptaron. Buscan que puedan alquilar.

El gobierno porteño ofreció un “acompañamiento económico” a las familias que acampaban desde ayer frente al conventillo del barrio de La Boca, que fue incendiado y le causó la muerte a cuatro personas, con el objetivo de que “puedan alquilar”.

Según precisó el director general de Atención Inmediata del Ministerio de Desarrollo Humano de la Ciudad, Federico Crespo, un equipo del gobierno porteño intentó “convencer” a las 22 familias afectadas por el incendio para que no pasaran la noche a la intemperie “pero no todas aceptaron”.

El funcionario precisó que les ofrecieron pasar la noche en los paradores que tiene la Ciudad para las personas en situación de calle “o un acompañamiento económico para que puedan ellos decidir alquilar en un hotel o una pensión” hasta que se defina en qué situación edilicia quedó el conventillo. Crespo resaltó que “desde ayer a las 8 que nos notificamos del incendio, hay equipos nuestros con asistentes sociales y psicólogos trabajando con las familias, y los tratamos de convencer de que no pasen la noche a la intemperie”.

“Muchos lo han aceptado y otros se han ido a casas de familia, y seguimos trabajando para ayudarlos”, señaló en declaraciones al canal de noticias TN, donde subrayó que “no es bueno para ellos, y menos para los chicos, dormir a la intemperie”.

Ante esta situación, algunas familias decidieron acampar con carpas y colchones en la puerta del lugar, hasta que les den una solución al problema habitacional que desató el trágico incendio, que según los propios vecinos fue provocado por un hombre que prendió fuego un colchón tras una discusión con su pareja.

El funcionario indicó que tras el siniestro, desde el gobierno porteño están “alcanzando insumos, comida caliente, agua y viandas de comida seca” para las familias que permanecían en el lugar.