La medida de fuerza comenzó a las 5 de la mañana y, según los voceros, la mantendrán hasta que los reciban en el ministerio de Trabajo.

Un grupo de trabajadores de la planta avícola Cresta Roja, ubicada en Esteban Echeverría, mantenían desde las primeras horas de la mañana un corte parcial en la autopista Riccheri, sentido hacia la Ciudad de Buenos Aires, en rechazo al despido de 50 trabajadores y a “incumplimientos” de la empresa.

De acuerdo a lo informado a Télam por uno de los trabajadores despedidos, Diego Chávez, un grupo de dirigentes de la Federación de la Alimentación (FTIA) que acompañaron la protesta que comenzó ayer, se acercó al lugar del corte pasadas las 10 para confirmar que a las 13 mantendrán una audiencia en el Ministerio de Trabajo de la Nación.

Los obreros de la planta paralizaron la producción ayer y se manifestaron desde anoche en el kilómetro 31 de la autopista Riccheri, en la que, a partir de las 7 de hoy, cortaron un carril en la mano en dirección hacia la Capital, luego de negociaciones mantenidas con Gendarmería Nacional, según indicó el empleado despedido.

El mismo relató que, al ingresar a la planta ayer, como todos los días, dio su número de legajo al personal de entrada, quien le entregó en mano “una fotocopia de la carta documento” donde la empresa le informaba sobre su despido, sin argumentar causa.

“Después recibí el telegrama del correo en mi casa”, precisó Chávez, quien se desempeña en el sector denominado “túnel de salida” desde hace ocho años y es uno de los trabajadores que se manifiesta en el corte.

Según interpretó José Moscovich, empleado de turno tarde, el despido de los trabajadores es “por causas políticas”, ya que “la mayoría habían sido elegidos como voceros de cada sector de la planta” ante lo que señaló como la “expulsión” de la comisión interna.

“Los delegados se fueron expulsados por traidores y por habernos vendido, por eso no están junto a nosotros”, explicó otro de los manifestantes, despedido hace un año y medio de Cresta Roja y a la espera se cumpla la promesa de reincorporación, según consignó.

Según indicó, a la paralización de la planta de Esteban Echeverría, sumaron su apoyo los trabajadores de la planta ubicada en Ezeiza.

Proteinsa, es un consorcio compuesto por Ovoprot, Tanacorsa y Grupo Lacau, que se hizo cargo de Cresta Roja en octubre de 2016 con una inversión anunciada en 121 millones de dólares, tras la quiebra del grupo Rasic.

Además de rechazar los despidos, los trabajadores de Cresta Roja protestan también por “el incumplimiento en los pagos de las indemnizaciones cuando se produjo el cambio de firma ante la quiebra de Rasic”.