Según los investigadores, el fuego habría comenzado tras la pelea de una pareja.

Tres dotaciones de bomberos controlaron esta mañana un incendio en un conventillo en el barrio porteño de La Boca. Unas 40 familias vivían allí, y, luego de un confuso episodio en el que habían anunciado que no había heridos, removieron algunos escombros y encontraron 4 cuarpos carbonizados de tres adultos y un bebé.

“Luego de remover los escombros, encontramos 4 cuerpos carbonizados pertenecientes a un hombre, dos mujeres y un menor”, ​ dijo el directror del SAME, Alberto Crescenti.

Las víctimas fueron identificadas como Beatriz Méndez, de 60 años, su hija Jackelin Vedia, de 20, el marido de la chica, Jesús Mansilla, de 23, y la hija de ellos, Zoe, de un año.

El fuego comenzó pasadas las 5 en la calle Pedro de Mendoza 1447, en una de las habitaciones del conventillo y se extendió al resto de la edificación.

Vecinos del lugar informaron a los medios de prensa que uno de los habitantes del conventillo, tras golpear a su pareja, prendió fuego un colchón y escapó.

El fuego rápidamente cubrió la habitación de madera y se propagó a dos linderas, dijeron los denunciantes.

Los vecinos, que según sus testimonios se “autoevacuaron”, pidieron ayuda a los Bomberos Voluntarios de La Boca y colaboraron en apagar el fuego con baldes con agua.