Sumarán árboles, nuevos caminos y mayor iluminación. Además, instalarán un circuito aeróbico, un canil y un patio de juegos. (De La Razón)

Es uno de los parques más emblemáticos de la Ciudad, lugar de encuentro y de esparcimiento, que con el correr de los años evidenció signos de deterioro, vandalismo e inseguridad. Tras las reuniones con los vecinos, quienes esgrimieron sus reclamos y sugerencias, el Gobierno porteño comenzó hace pocos días la puesta en valor del Parque Las Heras, en Palermo.

Ubicado entre la avenida homónima, Coronel Díaz, Salguero y Juncal, el parque sumará más espacio verde, nuevos caminos y luminarias. Los trabajos incluyen el aumento de la superficie absorbente, el rediseño de la traza de los caminos existentes, el recambio de solados y un nuevo sistema de canalización de aguas de lluvia.

Además, se planea la ejecución de un canil, un circuito aeróbico y postas aeróbicas. También se está haciendo hincapié en las áreas verdes, uno de los mayores reclamos de los vecinos. Además de reparar el muro perimetral sobre la avenida Las Heras, se sumarán arbustos, herbáceas y se repondrán más de 100 ejemplares de árboles nuevos.

“Seguimos renovando los parques de la Ciudad para que los vecinos disfruten cada rincón y tengan cada vez más espacios verdes para distenderse. Nos enorgullece ver este parque revitalizado y con más áreas recreativas”, expresó Eduardo Machiavelli, ministro de Ambiente y Espacio público porteño.

Hasta la década del 60, en el parque funcionó la Penitenciaría Nacional, que había sido construida entre 1872 y 1876. En 1961 comenzó su demolición manual y luego a través de explosiones. La antigua cárcel dejó paso al nuevo parque Las Heras, que cambió para siempre la postal de Palermo. Se caracteriza por su barranca, recurso paisajístico muy escaso que sólo se conserva en Parque Lezama, Plaza San Martín, Recoleta y Barrancas de Belgrano.