San Martín, Belgrano y Güemes, en pleno Obelisco. El escultor del cura Brochero trajo a Buenos Aires su versión de los próceres a escala humana. Las figuras recorrieron la Ciudad y hasta hablaron entre ellas. (De La Razón)

Por Karina Niebla

En tiempos de superhéroes en decenas de series, cómics y películas, un escultor cordobés llegó a Buenos Aires para traer héroes de otro tipo. Unos de carne y hueso, que caminaron por suelo autóctono y, en lugar de salvar el mundo, decidieron ayudar a un país a independizarse: San Martín, Belgrano y Güemes.

A escala humana y con ruedas en su base, estas tres esculturas “pasearon” por la Avenida de Mayo y recalaron en las arcadas del Cabildo, la Plaza de Mayo y hasta el Obelisco. Allí fueron visitadas por cientos de personas y hasta “dialogaron” entre ellas: de fondo sonó un audio interactivo creado a partir de las cartas que ellos intercambiaron.

“Reencontrándonos con nuestros héroes” se llama esta muestra itinerante, declarada de interés provincial en Córdoba y que ya pasó por esa provincia y ahora hace escala en Mendoza, para conmemorar el bicentenario del Cruce de Los Andes.

Su creador es el artista plástico Julio Incardona, autor también de la imagen del primer santo argentino, el cura Brochero. Del proyecto también participó su mujer, la fotógrafa Verónica Ysaias, que se encargó de los toques finales y las terminaciones de la vestimenta de los próceres. Y el periodista Franco Colamarino, autor del texto usado en la ambientación audiovisual.

“Estamos huérfanos de estos padres. De Belgrano, sólo sabemos que hizo la bandera y no mucho más. Lo mismo pasa con San Martín y Güemes. No se enseña qué pensaban sobre pobreza, educación o corrupción. Muchos ni siquiera saben que ellos tres se conocían”, resalta Incardona, acompañado por sus obras en el jardín del Convento San Ramón Nonato, en la calle Reconquista, otro de los puntos donde las esculturas se apostaron.

La próxima meta es hacer lo propio con las “heroínas” locales: Macacha Güemes, Juana Azurduy “y una mujer genérica, anónima, para representar a quienes colaboraron en la lucha por la independencia”.