En un informe publicado anoche en PPT, Jorge Lanata mostró la historia de este pre-adolescente con un amplio prontuario delictivo. 

La historia de “El Polaquito” se conoció en Periodismo Para Todos, el programa que conduce Jorge Lanata, y generó una marcada repercusión. Se trata de un nene de 12 años que decía, como en un juego siniestro, “a un transa que no me quiso regalar una bolsita de droga le di un tiro acá en la boca, que le salió por acá, por atrás”.

“El Polaquito” cuenta que robó “porque estaba aburrido” y pronuncia una frase que llena de estupor: “No, no tengo miedo a nada”.

Quién es “El Polaquito”​

La entrevista la realizó la semana pasada el periodista Rolando Barbano para PPT, tras hablar con Nora Carballa, directora del jardín asaltado en Villa Caraza. Allí acuden decenas de chicos del barrio, algunos con problemas cognitivos, que fueron los que más sufrieron el robo de materiales didácticos y, también, la destrucción de todo lo que los ladrones encontraron a su pasa. Hasta la bandera que los pequeños izaban todos los días fue, según Carballa, utilizada como papel higiénico.

Las autoridades y los investigadores identificaron como uno de los partícipes del ataque al jardín a “El Polaquito”, un chico con permanentes conflictos penales. El propio Barbano reveló anoche que el acusado mismo se acercó a él y comenzó a hablar sobre su vida y sobre su increíble historial delictivo.

El robo

“Entré y lloré de dolor por tanto sacrificio perdido. Se habían llevado el horno, los cubiertos, las banderas y se dedicaron a romper. Se llevaron los tres equipos de música. Algunos nenes, sobre todo los más chiquitos, dejaron de venir por miedo. Se limpiaron con la bandera. La bandera no estaba en su mástil, a la bandera que saludan todos los días la habrán usado de esa manera”, contó la directora del jardín.

“No sabían lo que hacían. Creo que se equivocaron”, dijo Carballa sobre lo que pasó el 26 de junio en el jardín.

El diálogo con “El Polaquito”

El chico de 12 años que está acusado del ataque al jardín vive junto a 23 personas en una casa en Villa Caraza, en una zona humilde de Lanús. Su padre está preso (“está re en cana”, resume su hijo), condenado por varios crímenes. “El Polaquito” dejó la escuela en cuarto grado. “Si pinta sí, capaz vuelvo”, sostuvo.

Maté a uno pero no me hicieron la denuncia porque era un transa. No me quiso regalar una bolsita de droga y (el disparo) se lo di en la boca. Le di uno acá, que le salió por acá”, cuenta ante las cámaras el pequeño, que dice que no le tiene miedo, menos a la policía. “Yo tengo más años que lo que entrenaron ellos, no saben manejar una pistola“, aseguró.

Yo fumo porro, con merca nevada. No te deja duro, te deja re loco, re mambeado“, contó, en otro tramo de la charla, y también confesó que usa una pistola calibre 9 milímetros: “Es una Bersa Thunder, con regulación automática, para que no te tire para atrás“.

“No tengo miedo a nada. No tengo miedo a nada. No tengo miedo a nada”, concluyó.