Rodríguez Larreta elevó de 18 a 21,5% el aumento, pero los educadores no lo aceptaron por considerar que está por debajo del promedio nacional.

La Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) porteña, uno de los gremios mayoritarios en el distrito, rechazó anoche la nueva oferta salarial del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta por “insuficiente”, ya que del 18 por ciento anual “la elevó a tan solo el 21,5 por ciento, lo que la ubicó por debajo del promedio nacional”, explicó el sindicato, que por lo mismo ratificó la continuidad del plan de lucha gremial.

El titular de la organización sindical, Eduardo López -también secretario Gremial de la Confederación de Trabajadores de la Educación (CTERA)-, sostuvo que esa oferta salarial ratificó “la continuidad de la pérdida del poder adquisitivo de los docentes”.

“Ese guarismo no resolverá la dramática situación de falta de maestros y profesores en la ciudad más rica del país”, afirmó.

Según López, el acta presentada por los funcionarios educativos -conducidos por la ministra Soledad Acuña-, consignó que al aumento del 10 por ciento de marzo se agregará un 8 en agosto y otro 3,5 en noviembre, lo que totalizaría ese 21,5, además del pago de un bono de 1.200 pesos por cargo y en tres cuotas de 400 pesos en noviembre y diciembre próximos y en enero de 2018, subrayó.

“Es decir, se dejará de percibir en febrero de ese año. El salario mínimo del maestro de grado por cargo de jornada simple -de 11.372 pesos en febrero último- sería de 13.817 pesos en febrero, al dejar de cobrar el bono, o sea, un 21,5 por ciento más. Es una propuesta de recomposición insuficiente”, expresó.

López ratificó el plan de acción gremial previsto para el receso invernal y adelantó que en ese período el sindicato instalará mesas en las plazas y en los lugares donde se realicen actividades culturales para explicar a la sociedad la propuesta oficial.