Aunque la decisión generó críticas, se trata de un fallo sin precedentes en materia social. 

El máximo tribunal penal de la Capital Federal absolvió a un acusado de intentar hurtar dos desodorantes y un jabón de una cadena de farmacias porque el valor económico de esos objetos, que fueron recuperados, no amerita movilizar todo el aparato judicial.

La Sala Segunda de la Cámara de Casación porteña, con las firmas de los jueces Daniel Morín, Luis Niño y Eugenio Sarrabayrouse, absolvió al acusado, quien había sido condenado a 15 días de prisión por un hecho que ocurrió en 2014 en el barrio porteño de Belgrano.

Los jueces opinaron que mantener la condena “conduciría a acentuar la selectividad del sistema penal, orientado de ordinario al castigo de los sectores empobrecidos de la sociedad y por ello más vulnerables, corriendo el eje de los delitos complejos que afectan de manera significativa a la sociedad y lesionan gravemente los bienes jurídicos elementales”.

El 5 de mayo de 2014, el imputado intentó robar dos desodorantes en polvo marca Rexona Efficient y un jabón marca Dove del Farmacity situado en Avenida Cabildo 2347, de esta Ciudad, pero el intento fue desbaratado por agentes de seguridad privada y policías.

El fallo concluyó que: “La conducta endilgada al imputado no reviste la entidad suficiente para demandar la intervención penal del Estado, por aplicación del principio republicano del cual derivan a su vez los principios de proporcionalidad y razonabilidad”, concluyeron los magistrados.